Nueva atracción

El Tibidabo tendrá una pista de hielo durante la Navidad

La pista de hielo de plaza de Catalunya, en el 2014, el último de los cuatro años que estuvo abierta

La pista de hielo de plaza de Catalunya, en el 2014, el último de los cuatro años que estuvo abierta / Joan Cortadellas

  • La pista estará hecha de una material sintético que imita las sensaciones del hielo, y no requiere ni agua ni electricidad para su mantenimiento

  • Tendrá un coste de cinco euros pero la atracción también irá incluida en la entrada general del parque de Collserola

2
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

El parque de atracciones del Tibidabo añadirá este año un nuevo atractivo a su oferta navideña con la incorporación de una pista de hielo para patinar. Es, de hecho, el único lugar de la capital catalana en el que la temperatura, siempre más baja que en el plano de Barcelona, admite de algún modo este tipo de equipamientos. Se estrenará el 26 de noviembre y se cerrará el 5 de enero. El precio será de cinco euros, pero la atracción también estará incluida en la entrada general del recinto.

La pista tendrá 200 metros cuadrados, capacidad para 40 personas y se instalará en la plaza de los Somnis, en el nivel inferior al del carrusel y las taquillas y que fue transformado en 2009. Aunque se use el término 'pista de hielo', lo cierto es que estará hecha de un material sintético que permite obtener sensaciones muy similares a las de deslizarse sobre hielo real. De este modo, más aún en tiempos de escasez de agua, se garantiza una cierta sostenibilidad. En concreto, está fabricada de paneles de polietileno, un material con un consumo energético nulo que no requiere ni agua ni electricidad para conservarse.

La plaza de los Somnis del Tibidabo, el lugar elegido para instalar la pista de patinaje, que abrirá el 26 de noviembre

/ Mònica Tudela

Noticias relacionadas

El Tibidabo ya tuvo pista de patinaje (entonces era al uso, de las de toda la vida) en 2003. Disponía de 300 m2 y podía albergar a 75 patinadores al mismo tiempo. Estuvo abierta hasta el mes de marzo. En el resto de la ciudad, mientras, se han ido multiplicando las iniciativas similares. El año pasado, sin ir más lejos, había tres opciones: los jardines de Can Xiringoi, en Nou Barris; las instalaciones del FC Barcelona, y la de la Illa Diagonal. El mítico 'skating' del Eixample, situado en Roger de Flor, cerró a mediados de 2021.

En años anteriores también se instalaron en la Maquinista, en Pedralbes Centre o incluso en la plaza de Catalunya, donde estuvo desde el 2011 hasta la llegada de los 'comuns' al gobierno de la ciudad, que consideraron que aquella propuesta, auspiciada por Barcelona Comerç, era cualquier cosa menos sostenible. En 2020, Amics del Passeig de Gràcia intentaron colocar otra en la arteria comercial durante las fiestas navideñas, pero no obtuvieron el placer municipal.