Fichaje cuestionado

Colau vulneró el código ético municipal al contratar a la pareja de una concejala

  • Alicia Ramos Jordán fue designada asesora de la cuarta tenencia, de la que también dependía la titular de Vivienda, Lucía Martín

  • El comité que enjuicia estos asuntos aprecia “una imagen reputacional negativa de la institución pública” por el nombramiento

Ada Colau, durante un pleno municipal.

Ada Colau, durante un pleno municipal. / FERRAN NADEU

2
Se lee en minutos
Toni Sust
Toni Sust

Periodista

ver +

Alicia Ramos Jordán fue designada asesora de la Cuarta tenencia de alcaldía del Ayuntamiento de Barcelona con dedicación plena el 14 de septiembre de 2020, nombramiento que fue publicado por la gaceta municipal el 17 de septiembre. Cinco días más tarde, el día 22, la presidenta del grupo de Ciutadans, Mari Luz Guilarte, presentó un escrito ante el Comité de ética del consistorio por considerar que ese fichaje vulneraba el código ético municipal por ser Ramos Jordán pareja sentimental de la concejala de Vivienda, Lucía Martín, un área que también depende de la Cuarta tenencia de alcaldía.

Guilarte argumentaba en su misiva que la decisión vulneraba el código ético en sus puntos 3.3 y 8.2 b, referentes a los conflictos de interés en la designación de personal y en concreto a la necesidad de que un cargo se abstenga de tomar decisiones que afecten a personas si puede existir “un conflicto de interés familiar”.

La recomendación del comité

El comité analizó el asunto y emitió una nota tras reunirse y abordar el asunto el 8 de marzo de 2021. Nota que Ciutadans ha difundido este lunes tras recibirla el lunes después de esperarla, precisa el grupo, durante meses.

La nota indica que los miembros del comité concluyeron por unanimidad que se había vulnerado el código al designar a Ramos Jordán, exdiputada de Podemos en el Congreso, aunque no por el punto que citaba Guilarte. El comité destaca que no se añadió documentación que justificara su elección, lo que dados los datos conocidos incrementa la sospecha de favoritismo, pero subraya que, ya que no medió concurso público, quien designó a la asesora fue la alcaldesa, Ada Colau, y que como no existen vínculos entre Colau y la hoy asesora, no se aprecia conflicto de interés. Sin embargo, el comité cree que se dio “una imagen reputacional negativa de la institución pública” por “las mencionadas afinidades personales” entre Ramos y Martín.

Noticias relacionadas

El comité, que recuerda que la nueva asesora no solo era pareja de una concejala sino también integrante del mismo partido que ella, concluye que habido “un daño al prestigio y a la imagen pública” del ayuntamiento y recomienda evitar actuaciones similares en el futuro. 

La réplica del consistorio

Fuentes municipales han comentado la resolución argumentando que el Comité de Ética solo reprocha que no figurara el currículum de la designada en el expediente, que sí aparecía en el Portal de Transparencia, y han señalado datos de la trayectoria que avalan la contratación de Ramos, que ya no trabaja en el ayuntamiento.