Estudio de ISGlobal

Barcelona evitaría 1.500 muertes al año si cumpliera los límites de contaminación de la OMS

Casi el 100% de las personas que residen en grandes ciudades europeas viven con una polución por encima del nivel considerado saludable

Vista de Barcelona un día del 2017 con episodio de contaminación

Vista de Barcelona un día del 2017 con episodio de contaminación / JULIO CARBÓ

1
Se lee en minutos
Carlos Márquez Daniel
Carlos Márquez Daniel

Periodista

Especialista en Movilidad, infraestructuras, política municipal, educación, medio ambiente, área metropolitana

Escribe desde Barcelona

ver +

Casi el 100% de los seres humanos que viven en grandes ciudades viven por encima de la contaminación asumible, según el baremo de la Organización Mundial de la Salud (OMS). Conocida la catástrofe, analizada estos días sobremanera en la cumbre de Glasgow, las metrópolis ya han empezado a tomar cartas en el asunto de la crisis climática para tratar de rebajar ese inquietante porcentaje. Para, en definitiva, tratar de salvar vidas. Según un reciente estudio de ISGlobal, si las grandes concentraciones europeas cumplieran con los nuevos requisitos marcados por la OMS en cuanto a partículas en suspensión y dióxido de nitrógeno, se podrían evitar 114.000 muertes prematuras más, de las que 1.554 corresponden a Barcelona. La capital catalana, y su área metropolitana, ocupa el sexto puesto en ese índice de mortalidad de las ciudades de la UE.

Noticias relacionadas

El pasado mes de enero, este mismo organismo ya presentó un estudio basado en los exigencias vigentes de la OMS (establecidas en 2005). En septiembre, sin embargo, se endurecieron las demandas internacionales en materia de polución, aunque todavía no se han incorporado al marco comunitario. Y más vale que den algo de margen, porque nadie está en la zona verde. En cuanto al NO2, el máximo pasa de 40 a 10 microgramos por metro cúbico (la UE coincide con esos 40 de tope, por ahora), mientras que las partículas finas se reducen de 10 a 5 microgramos por metro cúbico (la norma comunitaria tiene como techo 25).

En enero se informó de que ambos niveles marcados por la OMS, de conseguirse, podían evitar 52.113 muertes. Con el nuevo límite, esa cifra asciende a 166.218 fallecimientos menos. La diferencia entre uno y otro da ese número actualizado de 114.105. "Aunque no existe un umbral de exposición seguro por debajo del cual la contaminación atmosférica pase a ser inocua, estos nuevos resultados muestran cómo las nuevas recomendaciones globales de la OMS sobre la calidad del aire ofrecen un marco mucho mejor para proteger la salud humana y evitar un gran número de muertes", afirma la investigadora de ISGlobal Sasha Khomenko, primera autora del estudio. Por todo ello, desde este organismo se insta a la UE a asumir como propia, y asumirla como obligatoria, la nueva directiva de salud mundial.