Se ha quedado sin nada

Desahuciada por error una mujer de 97 años de L'Hospitalet

Los operarios se confundieron de piso y vaciaron el de Rosario Bravo, que estaba en casa de su hijo

Ni la comitiva judicial ni los responsables de la propiedad se dieron cuenta de la equivocación

El edificio de la ronsa de la Torrassa donde se realoizó el desahucio

El edificio de la ronsa de la Torrassa donde se realoizó el desahucio / Elisenda Pons

Se lee en minutos
El Periódico

Rosario Bravo, de 97 años y vecina de L'Hospitalet de Llobregat, fue a pasar unos días a casa de su hijo para unas revisiones médicas y al volver a su domicilio se ha llevado la sorpresa de su vida: la han desahuciado por error. Los responsables de ejecutar el desahucio se equivocaron de piso y en lugar de vaciar el ático primera, vaciaron el sobreático primera, el piso de Rosario, que se ha quedado sin nada, según ha denunciado su nieto, Raúl Caballero, en el programa 'Planta Baixa' de TV-3. Ni la comitiva judicial ni el responsable de la propiedad se dieron cuenta de la garrafal equivocación.

La mujer hacía 60 años que vivía en ese piso. Ahora se ha quedado sin nada: sin recuerdos, sin sus joyas, sin fotos, sin sus vestidos, sin un diario de memorias que escribía. Nada. 60 años a la basura. En su habitación, apenas ha quedado un crucifijo. "Le han vaciado todo el piso. Toda su vida ha desaparecido, no le queda nada", lamenta su nieto Raúl.

El hijo de Rosario, Emiliano Caballero, fue el que descubrió que algo raro había pasado cuando acudió este martes por la mañana al piso de su madre. Esta llevaba desde el jueves por la noche fuera de su domicilio. Cuenta Emiliano Caballero que al llegar vio que no podía abrir la puerta y que parecía que hubieran cambiado la cerradura. "Pensamos que habían ocupado el piso", dice. Pero al llamar a las fincas para averiguar qué pasaba, estos se percataron entonces de que habían desahuciado por error el piso de Rosario.

Noticias relacionadas

La familia ha explicado que, de momento, ni los juzgados ni la propiedad han dado ninguna respuesta o explicación o solución, mientras que el Ayuntamiento de L'Hospitalet estudia el caso. "No entendemos qué ha pasado", atinan a decir Raúl y Emiliano, que no se explican cómo se ha podido producir semejante equivocación.