24 oct 2020

Ir a contenido

ZONA DE BAJAS EMISIONES

Los autónomos de BCN tendrán ayudas para cambiar su vehículo sin etiqueta

El AMB ha aprobado un presupuesto de 1,2 millones anuales para renovar el parque móvil dedicado al transporte y distribución de mercancías

Los beneficiarios deberán desguazar su furgoneta o camión ligero y acreditar que tienen unos rendimientos netos por debajo de los 30.000 euros anuales

Luis Benavides

Cartel de aviso de la Zona de Bajas Emisiones en la Ronda de Dalt, la mañana del primer día en que ha entrado en funcionamiento.

Cartel de aviso de la Zona de Bajas Emisiones en la Ronda de Dalt, la mañana del primer día en que ha entrado en funcionamiento. / JORDI COTRINA

Furgonetas y camiones ligeros anteriores a la norma Euro 4 a los que no les corresponde el distinto ambiental de la Dirección General de Tráfico (DGT) pueden circular por la Zona de Bajas Emisiones del ámbito Rondes de Barcelona durante este 2020. Sus propietarios tienen un año de moratoria, hasta el 1 de enero del 2021, para adaptarse a la norma. También disponen de una nueva línea de subvenciones de hasta 3.500 euros por vehículo a la que acogerse, aprobada esta mañana en el consejo metropolitano del Àrea Metropolitana de Barcelona (AMB).

La primera línea de subvenciones dirigidas a los autónomos dedicados al transporte y distribución urbana de mercancías que trabajan en el ámbito metropolitano de Barcelona, incluido en el Plan de Movilidad Sostenible para los tres próximos años, está dotado con un presupuesto de 1,2 millones de euros anuales. Según la radiografía del parque móvil de la Barcelona metropolitana, la furgonetas sin distintivo ambiental representan el 51% de las matriculadas en este ámbito y el 25% de las que circulan a diario por los accesos a la ciudad.  

Los requisitos

Los beneficiarios deberán estar dados de alta y activos como autónomos y tener como mínimo una base operativa en alguno de los 36 municipios metropolitanos. Además, previamente deberán haber desguazado su vehículo sin etiqueta y acreditar unos rendimientos netos por actividades económicas por un valor inferior a los 30.000 euros. Fuentes del AMB esperan que se puedan renovar entre 400 y 600 vehículos cada año con este paquete de subvenciones.

El objetivo principal es facilitar la renovación de los vehículos dedicados a la DUM (distribución urbana de mercancías), que al final del día más son los que más contaminan más al circular durante horas.  El vicepresidente de movilidad, transporte y sostenibilidad del AMB, Antoni Poveda, entiende el esfuerzo que tendrán que hacer estos autónomos para renovar sus vehículos y plantearse nuevas estrategias de distribución, sobre todo para la última milla. “Por eso hemos querido crear expresamente estas subvenciones, para facilitar este paso a los autónomos que son uno de los sectores más vulnerables”, subraya Poveda.

La reacción de los concesionarios

El importe máximo de subvención varía en función de la categoría de vehículo y su motorización. Para los eléctricos puros la subvención está entre los 2.000 (híbridos) y los 3.500 euros (puros, con autonomía superior a 72 kilómetros). Los vehículos propulsados con motor de combustión pueden recibir ayudas de hasta 2.000 euros. 

El presidente de la patronal catalana de automoción FECAVEM, Jaume Roura, también al frente de la federación de concesionarios de Barcelona Gremi del Motor, considera esta nueva línea de ayudas un intento por parte de la administración de arreglar un regulación "precipitada". "Creemos que las ayudas centradas en los coches eléctricos no se ajusta a la realidad. En estos momentos el motor de combustión con nuevas tecnologías es el que está dando el mejor servicio", ha explicado a este diario Roura, que echa de menos una línea de ayudas a nivel estatal con un mayor presupuesto. Así, para la adecuación y ambientalización de las flotas encargadas del reparto proponen un plan de ayudas impulsado desde el Ministerio de Industria