24 feb 2020

Ir a contenido

EN DESUSO DESDE EL 2007

Bon Pastor pide más verde en los solares de la Mercedes-Benz

El Ayuntamiento estudiará la propuesta de la nueva propietaria, una inmobiliaria, pues deberá encajar "en la estrategia de la ciudad"

La asociación de vecinos no quiere perder actividad industrial pero aceptaría destinar un parte a vivienda asequible y parques

Luis Benavides

Aspecto actual de la antigua fábrica de Mercedes-Benz tras el derribo de sus naves, esta semana

Aspecto actual de la antigua fábrica de Mercedes-Benz tras el derribo de sus naves, esta semana / JORGE GIL

La compañía Mercedes-Benz cerró su fábrica situada en el barrio de Bon Pastor de Barcelona en el 2007. Y hasta la fecha los vigilantes de seguridad han custodiado día y noche este solar, ocupado únicamente por una pequeña colonia de gatos que ahora parece tener los días contados en este espacio de más de 90.000 metros cuadrados. Un grupo de obreros ha derribado las naves situadas en la parte central y todo apunta que el actual propietario quiere poner en marcha su proyecto.

Mercedes-Benz, en el barrio desde principios de los 80, vendió el solar a la promotora Conren Tranway, una inmobiliaria catalana vinculada a la alemana Conren Land, en noviembre del 2018. Está por ver cuáles son sus intenciones y el Distrito recuerda que ahora los terrenos están calificados de industriales y “cualquier cambio de uso requeriría las modificaciones de planeamiento correspondientes”. Fuentes cercanas a la inmobiliaria subrayan a este diario "sus ganas de avanzar" y su disposición a trabajar bajo los criterios del Distrito. Así, por ejemplo, han respetado una de las naves a petición del ayuntamiento, que destacó su valor patrimonial.

El solar, equivalente a unas siete manzanas del Eixample, está delimitado por las calles de Sant Adrià, Ciutat d'Asuncion, paseo de la Havana y el parque de la Maquinista.

La asociación de vecinos del barrio no quiere que se pierda la actividad industrial, pero vería con buenos ojos que una parte se destinara a vivienda asequible y verde. La fábrica ocupa buena parte de la calle de Sant Adrià, reurbanizada con nuevos bancos y parterres. La falta de actividad en estos terrenos, la presencia de una fábrica fantasma, no obstante, no invita precisamente al paseo. “Poner algo más de verde, algunos pisos o potenciar otro tipo de industria, con más oficinas, sería una manera de coser los barrios de Sant Andreu y Bon Pastor”, explica a este EL PERIÓDICO la presidenta de la Associació de Veïns del Bon Pastor, Paquita Delgado, presente en algunas reuniones a tres bandas con representantes del Distrito de Sant Andreu y la nueva propietaria.

“Cuando vimos que las grúas tiraban al suelo las naves pedimos reunirnos con el Distrito. Hace meses que no se habla del tema y nos ha llamado la atención que den este paso”, asegura Delgado, que todavía no ha visto un proyecto definido. “Se ha hablado de viviendas –continúa-, pero no de la cantidad ni del tipo. También se ha hablado de equipamientos, pero de nada en concreto”.

Fuentes del distrito explican que necesitan “estudiar si la actividad que se propone allá tiene que ver con la estrategia de la ciudad que es potenciar el polígono industrial del Bon Pastor para vincularlo a la economía circular y a los cambios que se están aplicando respecto a la emergencia climática”.  El portavoz de la inmobiliara, por su parte, recuerda a este diario que tienen "capacidad financiera" para poner en marcha un proyecto en esta parcela de grandes dimensiones y que "si se hace bien" podría generar "actividad económica y crear empleo".

El edificio racionalista acogía las oficinas de la antigua fábrica de Mercedes-Benz en Bon Pastor / JORGE GIL

Ayuntamiento y vecinos coinciden en la necesidad de salvar el edificio histórico, el que acogía las oficinas de la Mercedes-Benz. Anteriormente fue la sede de la antigua fábrica de ENMASA (Empresa Nacional de Motores de Aviación S.A.), una compañía que encargó este edificio racionalista al arquitecto Robert Terrades Via, fallecido en 1976, también responsable de obras tan variopintas como el edificio del Reial  Club de Polo, de la torre de control del aeropuerto de El Prat y de la iglesia de Sant Pere i San Pau en el Prat de Llobregat.