Ir a contenido

PACTO DE MILÁN

Barcelona será la capital mundial de la Alimentación Sostenible en el 2021

La capital catalana acogerá una cumbre de ciudades comprometidas a desarrollar modelos agroalimentarios justos y saludables

El Periódico

Interior de la carpa provisional en la que se ha instalado la Abaceria, en el paseo de Sant Joan.

Interior de la carpa provisional en la que se ha instalado la Abaceria, en el paseo de Sant Joan. / ELISENDA PONS

Barcelona será la capital mundial de la alimentación sostenible y acogerá la cumbre internacional del Pacto de Milán en el 2021. El nombramiento se ha realizado el marco de un encuentro entre las ciudades firmantes del pacto en la ciudad francesa de Montpellier.

Desde el 2015, la capital catalana es una de las 200 ciudades participantes en un pacto internacional cuyo principal objetivo es promover y desarrollar modelos agroalimentarios sostenibles, justos y saludables. Este acuerdo recibe el apoyo de la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura).

El proyecto de Barcelona se basa en tres grandes ejes: promover de dietas saludables, sobre todo entre los más pequeños; plantear la alimentación sostenible como una oportunidad económica para el pequeño comercio y productores, y remarcar su vertiente como estrategia para luchar contra el cambio climático. “Barcelona es un referente en políticas innovadoras y en políticas sociales y ambientales, y además es la capital de la dieta mediterránea “, ha subrayado el comisionado de Economía, Social y Política Alimentaria del ayuntamiento, Álvaro Porro, quien ha ensalzado aspectos de Barcelona como “sus mercados, sus productos, su parque agrario y su restauración”.

Un 91,5% de los barceloneses tiene en cuenta la proximidad del producto, un 55,5% si es de venta directa del payés y un 54,2% si es ecológico, según los últimos datos del Omnibus Municipal.  “La alimentación tiene un impacto muy importante en la salud y en la incidencia de patologías como la obesidad, la diabetes o cardiovasculares, y hacer frente a estas políticas alimentarias también nos debería ayudar mucho a mejorar la salud de los vecinos y vecinas de la ciudad”, ha subrayado la concejal de Salud, Envejecimiento y Curas del Ayuntamiento de Barcelona, Gemma Tarafa.  “La producción de alimentos tiene un gran peso en el efecto invernadero –ha añadido la concejal-, más de un 23% de estas emisiones los genera el modelo alimentario”.

Según fuentes municipales, en los próximos dos años Barcelona continuará preparándose con un espacio de coordinación política en el que participarán diferentes áreas, Agenda 2030 y espacios de participación ciudadana. Este mismo equipo trabaja, avanzan fuentes del consistorio, “en el marco del Plan Estratégico Metropolitano para dar una dimensión metropolitana al proyecto”.  La propuesta de la ciudad es organizar el encuentro en abril del 2021 bajo el lema ‘Resiliencia creciente: sociedades de alimentación sostenible para afrontar la emergencia climática”.