Ir a contenido

POLÉMICA

Ada Colau defiende al agente mordido ante la protesta animalista

El PACMA concentra a centenares de personas en la plaza de Sant Jaume y exige al Ayuntamiento de Barcelona que abra una investigación

La Guardia Urbana argumenta que el agente actuó correctamente y en defensa propia

El Periódico

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante la presentación de la nueva unidad de proximidad de la Guardia Urbana, el pasado 7 de abril.

La alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, durante la presentación de la nueva unidad de proximidad de la Guardia Urbana, el pasado 7 de abril. / FERRAN SENDRA

La actuación de un agente de la Guardia Urbana que mató de un tiro al perro de un sin techo se ha topado hoy con una movilización masiva de colectivos animalistas en las redes (con la etiqueta #JusticiaParaSota) y, presencial, con una manifestación en la plaza de Sant Jaume. Críticas a las que se han sumado los grupos municipales de la CUP y el PDECat. La alcaldesa, Ada Colau, y el cuerpo de la Guardia Urbana ha tenido que salir en defensa del agente herido por el animal, argumentando que este actuó de forma correcta y en legítima defensa.   

El cuerpo recuerda que el policía actuó "actuó en defensa de su integridad física" y que no tuvo otra opción que disparar al animal. La policía local rebate la versión que ha circulado en las redes sobre cómo se desarrolló la agresión: la Guardia Urbana explica que la actuación policial se inició sin que hubiera una llamada previa cuando una patrulla vio a un perro sin correa ni bozal y con apariencia de ser de raza peligrosa deambulando solo por la calle.

Al aparecer su propietario, le pidieron que atara el perro en cumplimiento de lo establecido en la ordenanza municipal de tenencia de animales y, en el transcurso de la actuación, el animal atacó a uno de los agentes en el brazo y este tuvo que usar su arma para protegerse. Posteriormente, prosigue el relato del cuerpo, el mismo agente fue agredido con un patinete en la cabeza por parte del propietario del perro, por lo que este fue detenido. El policía está de baja, con una contusión en la frente y una rotura dental. 

A raíz del uso del arma, la Unidad de Deontología y Asuntos Internos de la Guardia Urbana ha revisado los hechos y su conclusión es que el agente actuó "en defensa de su integridad física y que no le quedó otra opción".

Pese a esta explicación, el Partido Animalista Contra el Maltrato Animal (PACMA) ha mostrado su repulsa y ha llamado a la movilización. El PACMA ha denunciado que ve "inadmisible que un ayuntamiento autoproclamado animalista resuelva a tiros los problemas con los animales", por lo que ha exigido "explicaciones urgentes que determinen los motivos de esta terrible muerte". Según el relato difjundido en las redes por militantes animalistas, los responsables de un hotel llamaron a la Guardia Urbana por la presencia de un sintecho en su párking, y después de que los policías agrediesen a esta persona su perra, Sota, salió en su defensa sin llegar a morder al agente. Algunos tuiteros también justifican la agresión posterior al agente por el dolor causado "por la muerte de un ser querido". 

También la CUP se ha sumado a las críticas por la actuación policial. El partido anticapitalista ha reclamado al equipo de gobierno de Ada Colau que abra una investigación sobre lo ocurrido y que esta "tenga consecuencias, que no quede archivada como acostumbra a pasar con las malas praxis policiales". El concejal del PDECat Jordi Martí ha pedido explicaciones por escrito y pregunta a la alcaldesa si se hubiese podido evitar la muerte del animal si los agentes hubiesen estado equipados con pistolas táser. Colau, aun defendiendo la actuación del policía, también ha añadido que se revisarían los protocolos.