Ir a contenido

EN EL MNAC

Barcelona recupera por fin el 'goya' y el 'greco' de la colección Muñoz Ramonet

Las hijas del industrial cumplen la sentencia que el Tribunal Supremo dictó en el 2012

CRISTINA SAVALL / BARCELONA

La Anunciación, de El Greco, y La aparición de la virgen del Pilar, de Francisco de Goya.  / FUNDACIÓN JULIO MUÑOZ RAMONET

El ‘goya’ y el ‘greco’ del polémico legado de Julio Muñoz Ramonet han llegado “en buen estado” el mediodía del jueves al Museu Nacional d'Art de Catalunya (MNAC) en depósito provisional, ya que se trata de “la ejecución de una sentencia sujeta a recurso”, según ha anunciado Jaume Collboni, teniente de alcalde de Cultura. De todas formas, las obras, tasadas en el 2001 en más de 7,5 millones de euros, podrán exhibirse dentro de “unas semanas” en el museo de Montjuïc.

El abogado de la familia del empresario textil fallecido en 1991 en Suiza ha entregado al Ayuntamiento de Barcelona 'La aparición de la Virgen del Pilar', un cuadro de Francisco de Goya, y ‘La Anunciación’, de El Greco, que el industrial legó a la ciudad, junto con cerca de 800 obras y el palacete de la calle de Muntaner. Las cuatro hijas de Muñoz Ramonet se quedaron en propiedad toda la herencia porque ocultaron a las autoridades municipales la existencia del documento legal donde consta la voluntad final de su padre de donar todos sus bienes a la capital catalana.

“Se trata de una victoria moral histórica. Se ha recuperado legítimamente lo que es de los barceloneses. Estamos convencidos de que la llegada de estos cuadros a Barcelona es un punto de inflexión en todo el proceso. Es un premio a la constancia y a la razón”, ha declarado Collboni, en referencia a la larga batalla judicial iniciada hace más de 20 años para rescatar estas obras “relevantes por su valor histórico”.

SEGUNDA VICTORIA

Jaume Asens, presidente de la fundación Muñoz Ramonet y cuarto teniente de alcalde del ayuntamiento, ha considerado que esta es la segunda gran victoria del ayuntamiento en este litigio. “La primera fue en el 2014 cuando tuvimos las llaves para acceder al palacete y a los jardines de la calle Muntaner. Y ahora los ciudadanos podrán disfrutar de unos cuadros que durante este largo periplo solo ha podido contemplar la familia. Y si se ha logrado es porque si no lo entregaban incurrían en un delito de desobediencia”, ha señalado Asens, que es abogado.

Eudald Vendrell, letrado de la fundación, ha informado de que los técnicos del MNAC están verificando la autenticidad de las obras. “El recurso de casación interpuesto ahora por la familia no impide que los cuadros se exhiban al público, pero no pueden salir del museo sin autorización judicial”, ha precisado Vendrell, que está pendiente del peritaje judicial iniciado para saber el valor de las cerca de 800 obras que aún no han sido entregadas al ayuntamiento, y de las que en su mayoría se desconoce su paradero.

Los dos lienzos recién llegados al MANAC se encontraban en una casa de Madrid, propiedad de Manuel Castelo, nieto del difunto, que aseguraba que su abuelo se los cedió en vida, algo desestimado por el juez que ha considerado que no hay documentación que corrobore esta donación.

CULEBRÓN JUDICIAL

En este complicado pleito, que Asens tacha de “culebrón judicial”, hay que recordar que Castelo no abrió el pasado noviembre las puertas de su domicilio en el paseo de la Castellana a una comisión judicial y a miembros de la fundación que se personaron amparados por la sentencia firme que el Tribunal Supremo dictó en el 2012, cuando determinó que el ayuntamiento es el legítimo propietario. En esa ocasión, la comitiva no pudo llevarse las dos joyas de la corona de esta controvertida herencia. Estas obras llegan ahora a la capital catalana después de que una nueva sentencia que desestima todas las alegaciones de la familia Muñoz para no entregar los cuadros, y que, de nuevo, las hijas han vuelto a recurrir.

0 Comentarios
cargando