Ir a contenido

DISTURBIOS EN BARCELONA

La batalla campal en Gràcia se salda con 15 heridos y un detenido

Los Mossos siguen custodiando el 'banco expropiado' tras los incidentes ocurridos durante la manifestación posterior al desalojo

Los manifestantes quemaron contenedores, rompieron cristales y destrozaron vehículos, mientras que los antidisturbios respondieron con proyectiles de foam

GUILLEM SÀNCHEZ / BARCELONA

Imágenes de los disturbios registradas por los vecinos de Gràcia. / EL PERIÓDICO

Imágenes de los disturbios registradas por los vecinos de Gràcia.
Efectos de los disturbios en las calles de Gràcia. 

/

El barrio de Gràcia ha sido escenario de una batalla campal en la noche del lunes, con enfrentamientos entre cientos de manifestantes y decenas de Mossos d'Esquadra, que se han saldado con 15 heridos leves en ambos bandos que han sido atendido 'in situ' por sanitarios del SEM y un detenido que llevaba una mochila con pastillas inflamables. Los Mossos siguen custodiando el 'banco expropiado' tras los incidentes ocurridos durante la manifestación posterior al desalojo.

Anoche, más de un millar de personas se concentraron en una protesta contra el desalojo del llamado "banco expropiado", una antigua sucursal bancaria ocupada en el 2011 situada en Travessera de Gràcia. La manifestación, encabezada por una pancarta en la que se podía leer 'El banco expropiado no se toca', comenzó en la plaza de la Revolució sobre las ocho de la tarde y transcurrió sin incidentes por diferentes calles y plazas del barrio hasta las diez de la noche, que es cuando se han iniciado los alborotos.

Fuentes de los Mossos han explicado que los agentes antidisturbios tuvieron que intervenir cuando se empezaron a volcar y quemar contenedores por parte de algunos grupos de manifestantes, mientras que otros extremistas se dedicaron a romper las lunas y cristales de comercios y varias entidades bancarias.

PIEDRAS Y PROYECTILES DE FOAM

Cuando los mossos interevinieron para dispersar la protesta, grupos de manifestantes les lanzaron piedras, por lo que los agentes cargaron contra ellos y en algunos casos dispararon proyectiles de foam. 

Durante los disturbios, que afectaron especialmente a la plaza de la Revolució y al recorrido que va desde allí hasta Travessera de Gràcia, se volcó un coche y se quemaron varias motos y un vehículo de Barcelona Neta, lo que obligó a intervenir a los bomberos para sofocar las llamas. 

Los Mossos desplegaron un extenso dispositivo policial para calmar los ánimos y un helicóptero estuvo sobrevolando las calles en las que había incidentes durante varias horas. El barrio fue recuperando la normalidad poco a poco a partir de las 23.30 horas, pero los alborotos dejaron un extenso rastro de basuras y escombros en la zona afectada. 

Los enfrentamientos se produjeron después de que, durante la mañana, los Mossos d'Esquadra desalojaran, en una operación que duró más de nueve horas, el "banco expropiado", esa antigua sucursal bancaria ocupada, que el exalcalde Xavier Trias amnistió en el 2015 al asumir el Ayuntamiento los 65.500 euros del coste anual de su alquiler.

El desalojo del edificio, situado en el número 181 de Travessera de Gràcia, se inció hacia las 09.40 horas de la mañana, en cumplimiento de una orden judicial, y se prolongó hasta las 19.05 horas de la tarde, una vez que los Mossos pudieron acceder al interior de una cámara acorazada y liberar a los dos activistas que se habían encadenado en un bidón.

ENCADENADOS A UN BIDÓN

Para acceder al interior de la caja fuerte, los Mossos han tenido que estar varias horas pico en mano para abrirla y, posteriormente, una vez dentro, han tenido que liberar, en un espacio muy pequeño, a los dos okupas, un hombre y una mujer, que estaban encadenados a un bidón lleno de cemento.

Los dos okupas fueron sometidos a un reconocimiento médico en el interior del edificio, ya que habían estado encadenados y encerrados durante horas en la cámara acorazada, un lugar con poca ventilación. Tras constatar que su estado físico era óptimo, los Mossos los identificaron y les dejaron en libertad, por lo que salieron del edificio por su propio pie.

El edificio fue tapiado con una valla metálica que se soldó para impedir que vuelva a ser ocupado.

0 Comentarios
cargando