Ir a contenido

Desmontando la leyenda negra de la Vampira del Raval

El ciclo de charlas 'Fem Història - Fem Barcelona' recupera la figura de Enriqueta Martí, bautizada popularmente como la 'Vampira del Raval'

El miércoles 21 de octubre a las 19.30 horas, en el marco del ciclo de charlas ‘Fem Història – Fem Barcelona’, volverá a hablarse de Enriqueta Martí, bautizada popularmente como la Vampira del Raval.

La historiadora del arte y escritora Elsa Plaza pronunciará en el Centro Cívico Pati Llimona una conferencia en la que abordará la necesidad de revisar la historia y, como ejemplo, utilizará este caso de la crónica negra de la ciudad.

De hecho, Elsa Plaza es autora del libro ‘Desmontando el caso de La Vampira del Raval’ y sostiene que la que se considera una de las asesinas en serie de niños más peligrosas de la historia, Enriqueta Martí, no habría matado a ningún niño.

Plaza ha podido confirmar que ya en su día “sólo” se la acusó del secuestro de una niña, pero que las presiones “de las altas esferas” hicieron que se la considerara sospechosa de haber matado a más de una docena de niños.

La realidad desmiente la leyenda

Los hechos se remontan a 1912, cuando detuvieron a Martí en la calle de Ponent, hoy calle de Joaquín Costa, acusada en un primer momento del secuestro de la niña Teresita Guitart. La presión social era muy fuerte, porque había varios niños desaparecidos y no se encontraba al culpable del delito.

Según las informaciones oficiales del momento, una vecina alertó de que había visto a una niña con el pelo rapado en el piso de Enriqueta. Teresita explicó que la mujer le había cortado el pelo y le había cambiado el nombre por el de Felicidad.

Según el testimonio de la menor, Enriqueta le dijo que ya no tenía padres y que ella era su nueva madre. Luego se informó de que en el mismo lugar habían encontrado a otra niña, Angelita, que supuestamente había sido testigo de cómo Enriqueta mataba a otro niño y, también se encontraron allí restos de huesos.

Plaza explica: “Lo único cierto es que Enriqueta secuestró a Teresita por motivos que nunca conoceremos. Su abogado defendió que sufría un trastorno por no poder ser madre. Teresita era su sobrina y ella la cuidaba. Respecto a los huesos, se demostró que eran de una persona de unos 25 años. Ella era curandera y, en aquella época, se pensaba que tener determinados tipos de huesos en casa traía suerte.”

Enriqueta Martí entró enseguida en la prisión de Reina Amàlia, y aún hoy muchos sostienen que murió linchada por las compañeras del penal.

La historiadora, sin embargo, asegura que, según el registro de defunciones, la causa “fue un cáncer de útero, y no sólo no murió linchada por sus compañeras, sino que la cuidaron hasta el último momento”. Para Plaza, casos como este hacen que sea necesario “revisar la historia y contrastar las informaciones que aparecen en Internet”. 

Temas: +Barcelona

0 Comentarios
cargando