EMERGENCIA SOCIAL EN NOU BARRIS

¿Arroz, aceite y leche o I+D?

Vecinos de Ciutat Meridiana 'okupan' el local del futuro Fab Lab para repartir alimentos

Espacio de emergencia 8El banco de alimentos abierto por los vecinos este agosto en Ciutat Meridiana.

Espacio de emergencia 8El banco de alimentos abierto por los vecinos este agosto en Ciutat Meridiana. / CARLOS MONTAÑÉS

Se lee en minutos

HELENA LÓPEZ
BARCELONA

Trias tenía claro que en ese espacio abriría un Fab Lab desde antes de ser alcalde. Lo anunció el primer día de campaña, en un acto en Torre Baró. «Ni siquiera vino aquí para presentarlo. Es un claro ejemplo de despotismo ilustrado. Creen que saben qué es lo mejor para nosotros», explica Cubi, miembro de la asociación de vecinos de Ciutat Meridiana desde el local en el que el municipio quiere abrir uno de sus ateneos de fabricación, desde el 14 de agosto convertido en el banco de alimentos de urgencia de la Zona Nord de Nou Barris. «Advertimos al distrito de que si no nos buscaban ellos un lugar en el que guardar los alimentos, lo haríamos nosotros», apunta el líder vecinal Filiberto Bravo, quien asegura que la entrada en el lugar tiene una doble intención, denunciar la emergencia social que se vive en el barrio y, por el otro, «recuperar para los vecinos un espacio que se iba a ceder a un proyecto elitista». «Aquí queremos un centro de formación profesional. Ciutat Meridiana necesita planes de ocupación, no grandes proyectos de I+D», concluye Cubi.

Noticias relacionadas

La idea de la creación de un banco de alimentos vecinal surgió al empezar a llegar a la asociación alertas de que había muchos niños que pasaban hambre. Eso les hizo pedir una reunión con el gerente de Calidad de Vida, Àngel Miret, fruto de la cual el municipio hizo un estudio sobre la alimentación infantil en toda la ciudad, que concluyó que había más de 2.800 niños que podían estar en situación de riesgo, 900 de ellos en Nou Barris, 200 en la Zona Nord. «Las familias nos explicaban que en los servicios sociales tardaban de tres a cinco meses en dar un respuesta para mandar a las familias al banco de alimentos», cuenta Bravo. De ahí la creación, casi espontánea, de un banco de alimentos de emergencia, para atender a las personas en ese espacio de tiempo. «Al ver la situación, los vecinos empezaron a traer comida», explican.

Los vecinos insisten en que no pretenden abrir un banco paralelo, sino presionar a la Administración. El municipio, por su parte, anuncia que abrirá un punto de entrega de alimentos en la Zona Nord en breve y advierte de que los vecinos tendrán que abandonar el espacio ocupado, ya que «la apertura del Fab Lab no está en cuestión y será buena para el barrio».