30 mar 2020

Ir a contenido

NUEVO EQUIPAMIENTO EN NOU BARRIS

La masía de Can Verdaguer abre hoy como centro cívico

El miércoles y el jueves serán jornadas de puertas abiertas para los vecinos

La reforma del edificio y su entorno ha durado dos años y ha costado 2,5 millones

EL PERIÓDICO / Barcelona

El nuevo centro cívico de Can Verdaguer, en el distrito de Nou Barris, abre hoy después de más de dos años de obras de rehabilitación, unos trabajos que han tenido un coste de 2,5 millones de euros. Este nuevo equipamiento del barrio de Porta, ubicado en la antigua masía delimitada por las calles de Piferrer, Pintor Alsamora y de Casas i Amigó, cuenta con una superficie construida de cerca de 1.200 metros cuadrados, distribuidos en dos plantas y las buhardillas. La reforma ha incluido la urbanización del entorno para facilitar el acceso a los ciudadanos.

La masía dispone ahora con una sala de actos con un aforo para 80 personas, apta para actuaciones de pequeño formato como conciertos, danza y teatro. Además, también se han adecuado dos aulas que se dedicarán a talleres de salud, deporte, manualidades y artesanía, con capacidad para 12 personas cada una y un aula de estudio para 20 personas. El flamante centro cívico cuenta, asimismo, con otros servicios, como una cocina para talleres con capacidad para 11 personas, una sala multimedia con una decena de ordenadores y dos espacios polivalentes que se dedicarán a exposiciones.

El miércoles y el jueves, a partir de las 10 de la mañana, el distrito ha organizado sendas jornadas de puertas abiertas del centro cívico. Además, durante estos días, los ciudadanos que lo deseen podrán participar en minitalleres gratuitos de salud, danza o artesanía, a los que habrá que inscribirse previamente. Por ejemplo, habrá clases de taichí, de remedios naturales, pintura o de danza Bollywood o salsa.

LA PALMERA MÁS ALTA / Las primeras referencias documentales de Can Verdaguer son del año 1351, con la cesión de unas tierras de la abadesa de Sant Pere de las Puelles a favor de Berenguer Verdaguer. Entre los años 1858 y 1931 se realizaron las reformas que han configurado la estructura del actual edificio. Como elementos más característicos de la masía destaca el reloj de sol, el portal de arco de medio punto y el jardín posterior, donde se encuentra la palmera más alta de Barcelona. Can Verdaguer conservó la actividad agrícola hasta finales del siglo XX, cuando se urbanizaron las calles adyacentes. En el 2006 el Ayuntamiento de Barcelona adquirió la masía para uso ciudadano, aunque las obras no empezaron hasta mayo del 2010.