EL PARTIDO DEL VILLAMARÍN

Contracrónica del Betis-Barça: no todos los triunfos por la mínima son iguales

CABECERA FUTBOL CONTRACRONICA BETIS BARÇA

CABECERA FUTBOL CONTRACRONICA BETIS BARÇA / EPC

Albert Guasch

Albert Guasch

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

Profesional actuación coral del FC Barcelona (1-2), que se despojó del juego haraposo del día del Girona y ganó sacando lustre al 'cómo' que persigue Xavi. Un absurdo gol en propia puerta de Koundé hizo chirriar el resultado en los últimos minutos e introdujo el factor susto que no fue a más. El Barça cierra la primera vuelta con un balance primoroso de 50 puntos de 57 posibles. Un registro demoledor que le pone camino de los simbólicos 100 puntos. Y es líder incuestionable.

La táctica

Pese al colchón en el campeonato, Xavi alineó a los jugadores y la estructura que le parecen más fiables. Reincidió en los cuatro centrocampistas, prescindiendo de un extremo puro, y escribió en la pizarra los nombres de los cuatro defensas que más paz de espíritu le proporcionan, ya se sabe, Koundé, Araujo, Christensen y Balde. Con los cuatro centrocampistas poniendo cemento en la contención y velocidad con el balón, el Barça se había apuntado cuatro victorias y una derrota. Y qué victorias: ante el Atlético, el Madrid y la Real Sociedad. De alguna manera, para saber si Xavi considera que un partido es o no de la máxima exigencia, basta con mirar si echa mano de la fórmula 4-4-2. Respeto absoluto, pues, para el Betis, aspirante a entrar en zona Champions, y el Villamarín. En ese escenario que se fue caldeando a medidas que se acercaba el desenlace, el Barça ganó con una actuación muy completa.

El dato

Casi puede presumir de otro partido sin encajar un tanto -de forma parsimoniosa entró el toque de pecho de Koundé- pero rentabilizó sus dos goles. Y en el terreno de las sensaciones, mejores, bastante mejores, que ante el Girona. Llevaba el Barça 14 de 18 partidos con la portería a cero. Puede decirse por la racha que el Barça solo encaja si se lo mete a sí mismo. Seis de las siete últimas victorias en la Liga han sido por la mínima. Demuestra ante todo fortaleza. Este Barça de los cuatro centrocampistas ha llegado para quedarse.

Marcaje a...

El marcaje tenía que ser para Raphinha, muy cuestionado en las últimas actuaciones. Cuando cuestas tanto dinero, la vigilancia suele ser pegajosa (48 millones + 12 en variables). No corre igual el brasileño que el francés, ni dribla con la misma electricidad. No tiene tampoco Raphinha los contrastes de Dembélé y pasa a menudo desapercibido. En el Villamarín tuvo una actuación dinámica al principio. Más posicional que veloz en ataque, generoso en la ayuda en la retaguardia. Se le anuló un gol en un remate de cabeza y dio un pase con aroma de asistencia a Pedri en la primera parte.

Lo que ocurre es que los defensas no encienden las alarmas cuando encara, a diferencia de Dembélé. Tiene un buen disparo de lejos, pero no se probó la puntería ni una vez. Y luego cuando entra en un bucle de ofuscación, como sucedió en la segunda parte, se reclama desde todos los puntos cardinales su sustitución. Pero cuando parecía hundirse, Balde cruzó un balón y él, bien colocado, empujó dentro. Salvó una participación que se iba despeñando.

El protagonista

Podría recaer esa etiqueta en Robert Lewandowski, que regresó después de los tres partidos de sanción y marcó un gol en medio de una actuación más voluntariosa que brillante. O podía recaer en Gavi, con el dorsal '6' en la espalda por primera vez, número de señor mayor. No, no mencionaremos a Ferran Torres, que también reapareció, jugó unos minutos y no aportó nada reseñable. El protagonismo debe entregarse al equipo entero, a esa primera vuelta que concluía este miércoles con un balance de 50 puntos de 57 posibles, descomunales registros. El juego no ha estado a menudo a la altura de la estadística, pero hoy toca destacar el guarismo. Brutal, que diría el cocinero. "Me voy muy satisfecho de esta actuación, uno de los mejores partidos de la temporada", dijo Xavi. "Hemos de valorar las cosas, estamos por el buen camino", remachó.