MALLORCA-BARCELONA (0-1)

Lewandowski ejecuta al Mallorca

Un solitario gol del artillero polaco brinda a los azulgranas una útil y fea victoria que corrió peligro al final

Lewandowski celebra con su característico gesto el gol que supuso el triunfo sobre el Mallorca.

Lewandowski celebra con su característico gesto el gol que supuso el triunfo sobre el Mallorca. / Valentí Enrich

5
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

El hombre de los 34 años no descansa nunca. No puede descansar. Todavía no. El padre del nuevo Barça lleva de la mano al equipo de victoria en victoria, trabajada y fea la conseguida sobre el Mallorca, que estuvo a punto de difuminarse a dos minutos del final por la falta de personalidad de un equipo que ni supo blindarla con otro tanto ni supo asegurarla escondiendo el balón con oficio cuando coincidieron todos los peloteros en el campo.

Raya Lewandowski los brutales registros goleadores de Messi. Ha restituido la capacidad decisoria del antiguo astro azulgrana, guiando a un equipo que necesita liderazgo y goles. No faltaba la experiencia en el césped, con cinco treintañeros, sino que faltaba gol. A Lewandowski le sobra, y el abastecimiento frecuente y generoso del polaco propulsa al Barça.

Ter Stegen, decisivo

No sería justo eludir la aportación de Ter Stegen, como primer y último representante del dispositivo defensivo: sumó en Mallorca el sexto partido, de nueve, con la portería a cero. Seis de siete en la Liga. Algo fundamental para citas como la de Palma, accesorio en las jornadas de goleadas. De paso, Xavi sumó el decimoctavo partido como entrenador visitante sin perder, igualando un registro de Ernesto Valverde (2017-18).

Los jugadores azulgranas celebran el gol de Lewandowski.

/ Vicent WEST

Ter Stegen, crucial en una acción, sumó la séptima portería a cero en nueve partidos.

Un mal partido brindó una gran victoria por lo útil que es en el comienzo de la fase tan intensiva de la temporada y por el refrendo de la confianza en el equipo al reanudar el calendario igual como lo interrumpieron las selecciones y de forma tan destructiva en Sant Joan Despí con las lesiones.

La ubicación de Balde como lateral derecho fue el vivo retrato de la puntual penuria del Barça previa al partido. Jugó el zurdísimo futbolista en la banda contraria a su pierna buena, y lo que supone que es una virtud en un extremo para enfilar la portería contraria parece que no lo sea en un defensa pese a que protege mejor la portería propia. No es lo habitual y faltó la fluidez que habría aportado un diestro. Le relevó un rato en el segundo tiempo Alba para aliviarle de la tensión.

Ansu contra Maffeo

Hubo mayores problemas que la escasa profundidad aportada por Balde, que no podía ni debía avanzar para evitar la ya de por sí alta densidad en el tercer tercio de campo. La responsabilidad correspondía a Dembélé, obediente en su ubicación bien abierto en la banda, pero demasiado parado para encarar y desbordar al lateral. Encima, se miró a Costa cuando se coló en el área, solo, y remató a bocajarro al cuerpo de Ter Stegen en una desidia que puso en peligro la victoria.

Más activo estuvo Ansu Fati atacando a Maffeo y tratando de generar los espacios que no existían. Fruto de su insistencia nació el gol de Lewandowski que pintaba a decisivo desde que adelantaba al Barça y comprobado ya el grado de ambición del Mallorca, que lo fiaba todo al balón parado. El primer córner fue celebrado con alborozo en la grada, igual que el segundo, maravillosamente ejecutado y mal terminado.

Gil Manzano amonesta a Piqué un minuto después de haber tarjeteadoa Christensen.

/ VALENTI ENRICH

Xavi, que ideó una alineación pensando en Milán, encadena 18 salidas invicto.

Gil Manzano se descontrola

El exceso de laterales zurdos palió el drama de la derecha. Balde tapó el hueco y Jordi Alba recuperó la titularidad en el que era su cortijo, más amenazado que nunca con dos asaltantes de golpe. La elección de Xavi invita a suponer que Marcos Alonso tendrá el privilegio de jugar en Milán. La misma deducción brindaba a titularidad de Kessié en detrimento de Pedri, la de Piqué en lugar de Eric y la de Ansu Fati, respecto a Raphinha para el duelo del martes, crucial para el futuro europeo.

Fati ejerció de extremo izquierdo para añadir gol al que suministra Lewandowski, cuya elevada cota productiva le convierte en insustituible. La pareja salvó un mal partido, que se complicó cuando la suficiencia azulgrana dio vida al Mallorca. Encima, a Gil Manzano le dio el arrebato habitual tras cometer un error y se descontroló repartiendo tarjetas.

Ter Stegen permanece atento al intento de disparo de Galarreta.

/ Valentí Enrich

Conexiones por fuera

Pese a la ventaja, el partido demandó a Xavi que tomara decisiones, más que nada para evitar más sustos. Siendo tan ultradefensivo, el Mallorca había disparado tanto como el Barça. Era evidente que algo no funcionaba. Datos que daban a entender que no había cambiado tanto el Barça respecto al de enero, con aquel equipo de retales, del que solo continuaban Ter Stegen, decisivo una vez más, y Piqué, recuperado para la ocasión.

Pero sí ha cambiado el Barça, aunque no lo pareciera este sábado. Exhibe mayor autoridad en el campo y convencimiento en lo que hace, ejecutando movimientos estudiados e intencionados. Apenas hubo pases verticales anoche ante el altísimo riesgo de ser interceptados y el mecanismo de juego pasaba por las conexiones por fuera. Si no había posibilidad de progresión, vuelta atrás y a empezar por el otro lado. Tan repetido era todo que sobró mucho rato de partido.

Xavi saluda a Javier Aguirre, el entrenador del Mallorca, antes de iniciarse el encuentro.

/ Efe

Ficha técnica

Mallorca: Rajkovic (6); Maffeo (7), Valjent (5), Raíllo (5), Copete (5), Costa (7); Sánchez (7), Galarreta (7), Baba (5), Muriqi (6), Kang-In (6).

Técnico: Javier Aguirre (5).

Cambios: Rodríguez (6) por Sánchez (m. 67); Cufré (sc) por Costa (m. 77); Lago (sc) por Galarreta (m. 85).

Barcelona: Ter Stegen (8); Balde (6), Piqué (7), Christensen (7), Alba (6); Kessié (5), Busquets (6), Gavi (7); Dembélé (4), Lewandowski (8), Ansu Fati (7).

Técnico: Xavi Hernández (6).

Cambios: Pedri (6) por Kessié (m. 67); Raphinha (5) por Fati (m. 67); Ferran (sc) por Dembélé (m. 79); Sergi Roberto (sc) por Alba (m. 79).

Goles: 0-1 (m. 20), Lewandowski controla un balón en el área, hace un recorte y tira cruzado.

Árbitro: Gil Manzano (4), extremeño.

Noticias relacionadas

Tarjetas: Christensen (m. 39), Piqué (m. 40), Costa (m. 42), Kessié (m. 45), Busquets (m. 74), Valjent (m. 83).

Estadio: Visit Mallorca.