EL QUINTO FICHAJE AZULGRANA

Koundé, la solución definitiva para la banda derecha

El exdefensa central del Sevilla también puede ejercer de lateral y aportará vitalidad atrás y velocidad en las emergencias defensivas

Koundé se escapa de Busquets y Umtiti en la jugada del 1-0 al Barça en el Sánchez Pizjuán.

Koundé se escapa de Busquets y Umtiti en la jugada del 1-0 al Barça en el Sánchez Pizjuán. / Efe / Julio Muñoz

3
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Titular desde los 19 años, primero en el Girondins de Burdeos y luego en el Sevilla, Jules Koundé llega con 23 al Barça con la perspectiva de ser el segundo o tercer nombre que recite Xavi Hernández de los once elegidos para cada alineación. Es el quinto fichaje de una plantilla necesitada de una amplia y profunda regeneración. Frenado el declive del equipo la temporada pasada, es la hora del despegue con caras nuevas.

Será Koundé el segundo o tercer nombre que pronuncie Xavi en función de si ejerce de lateral derecho o de central derecho en una formación defensiva de tres o cuatro jugadores. El futbolista francés es, o debería ser, la solución definitiva a los males de esa banda gracias a su ductilidad. Ronald Araujo ha sido un recurso como lateral y se fichó a Dani Alves, cerca de los 40 años, por la escasa confianza que generaban Òscar Mingueza, Sergiño Dest e incluso el lesionado Sergi Roberto.

Koundé celebra un gol del Sevilla. 

/ EP

El primer rol de Koundé, sin embargo, será el de central. El propósito de su fichaje, la consecuencia del alto precio que se pagará al Sevilla, reside en que sea el relevo inmediato de Gerard Piqué insuflando un chute de vitalidad atrás y un pico de velocidad imprescindible en las emergencias defensivas. Aportando otras virtudes, claro, y sufriendo otras carencias, por supuesto, pero 11 años más joven, una vida más sencilla y la infinita ambición de labrarse una carrera exitosa.

Messi y Koundé en un Sevilla-Barça.

/ MEDIASET

Tras los pasos de Lenglet

O más exitosa a partir de ahora, tomando el testigo del central de referencia del Barça para elevar el nivel de la defensa. Junto con Araujo, Christensen y Eric. Y Piqué, aún, excitado en su orgullo, con dos años de multimillonario contrato en vigor. Y Mingueza y Umtiti, que siguen sin marcharse. Koundé sustituyó en el Sevilla a Clément Lenglet cuando su compatriota fichó por el Barça y ahora lo sustituye tras la cesión al Tottenham. Con perfiles muy distintos, competirán por un puesto entre los seleccionados de Francia para el Mundial de Qatar.

Nacido en París el 12 de noviembre de 1998, Koundé empezó a jugar en el Fraternelle de Landiras, el Cérons y La Brède (2010-2013), pequeños clubs de poblaciones al sur de Burdeos, hasta que ingresó en la cantera del Girondins a los 14 años.

A los 18 debutó con el primer equipo. Ha logrado consolidarse como defensa central venciendo las reticencias de su escasa estatura (1,78 m.) para vencer en los balones aéreos y su liviano peso (70 kg) para aguantar los duelos físicos. Tres temporadas en el Sevilla y 134 partidos disputados (con 9 goles) acreditan que adonde no llega el físico, llegan la astucia, la colocación, la inteligencia y la concentración.

Haaland intenta escaparse de Koundé.

/ AFP

Atrevido con el balón

Noticias relacionadas

"El estilo del Barça le va perfecto: en el Barça siempre hay mucho campo atrás de la defensa, pero Jules es muy potente y rápido para corregir si es necesario. A Xavi, como también me gustaba a mi, quiere centrales que sean atrevidos con el balón, que puedan romper líneas. Yo le pedía que se sumase al centro del campo para crear superioridades", explicaba Gustavo Poyet en una entrevista al diario Sport. El exjugador y entrenador uruguayo tuteló los primeros pasos de Koundé en el primer equipo del Girondins entre enero y agosto de 2018.

La red de Monchi detectó a ese eficaz y discreto defensa y lo reclutó para el Sevilla. El precio era caro. Parecía caro. Se adaptó inmediatamente, aprendió a hablar español, se adueñó del puesto de central y fue la mejor opción para sustituir a Jesús Navas como lateral. Los 25 millones que pagaron por el él se han doblado en tres años. El Barça compra sobre seguro.