LA DEBILIDAD DEFENSIVA

Un Barça sin el salvavidas de Ter Stegen

El Elche corroboró que el meta alemán atraviesa por una mala época, con signos de inseguridad que acentúan los problemas del equipo

Ter Stegen, enganchado en la red dentro de la portería en el 2-2.

Ter Stegen, enganchado en la red dentro de la portería en el 2-2. / Jordi Cotrina

2
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

El muro que se había edificado bajo los tres palos del Camp Nou anda resquebrajándose. Esa tapia construida por Marc André ter Stegen presenta grietas entre los tochos por las que se cuelan goles. Como si el paso del tiempo hubiera erosionado los cimientos y amenazara ruina en la pared. Necesita una reparación urgente. No puede tardar tanto como la remodelación que urge en el estadio, aprobada por fin.

Los niños se han quedado sin el salvavidas que creían tener en su hermano mayor, al que han visto en los últimos siete años conservando victorias y ganando puntos. Ter Stegen ha ido cimentando un prestigio apilando ladrillos de solvencia, de seguridad, de confianza, de estabilidad, de solidez, que ahora tiemblan.

Ter Stegen, durante el Barça-Elche en el Camp Nou.

/ FCBARCELONA

30 a favor, 30 en contra

30 goles en 23 partidos ha encajado el Barça. Una salvajada. Un promedio insostenible para tener aspiraciones si se compara con el índice goleador: también se han marcado 30. Yendo a la par, el Barça no llegará a ningún lado. Neto recibió 3 goles en los 2 primeros partidos, y los otros 27 en 21 apariciones se amontonan en la cuenta de Ter Stegen. Solo seis veces han mantenido la portería a cero entre él y sus defensas.

Ter Stegen ha perdido la fiabilidad que le distinguía: ha encajado 27 goles en 21 encuentros

La responsabilidad no solo se carga en el portero, por más que no pare lo que paraba, hasta el punto de que se generen juegos de palabras y se le apode Ter Statuen. Los goles del Elche retrataron la amplitud del problema del Barça, que no es único ni atañe en exclusiva al meta alemán. El primero señaló al portero, que levantó el brazo sin la suficiente rapidez para despejar el tiro de Morente ni mantuvo la mano con la suficiente fuerza para desviar el tiro que en otras ocasiones habría salido despedido en otra dirección.

Xavi da instrucciones a sus jugadores durante el Barça-Elche en el Camp Nou.

/ FCBARCELONA

Responsabilidad de todos

Noticias relacionadas

El segundo acusó a los defensas tanto en la individualidad –la tibieza de Alba para evitar el centro, la pérdida del marcaje de Araujo de su par– como en la colectividad, con cuatro jugadores acudiendo al primer palo (Araujo, Eric, Lenglet y Busquets) para dos franjiverdes y desnudando la espalda donde Pere Milla cabeceó a placer.

El índice de ocasiones concedidas a los rivales, sin ser malo cuantitativamente, tiene una repercusión dramática: nueve goles en los últimos cinco partidos. La estadística no lo cuenta todo. El vídeo completa el análisis de la debilidad azulgrana. El Espanyol remató 12 veces y el Villarreal 14, pero solo se encajó un gol, y fue producto de un error en cadena de los defensas. El Betis solo conectó dos tiros y marcó un tanto; Osasuna remató bien tres veces y anotó dos goles, igual que el Elche. Nico evitó el aplastamiento del muro.