La apuesta de Koeman

Gavi: "Soy el niño más feliz del mundo"

El centrocampista sevillano es el cuarto debutante más joven de la historia del Barça en la Liga

 Gavi felicitado por Memphis junto a Nico al finalizar el partido contra el Getafe

Gavi felicitado por Memphis junto a Nico al finalizar el partido contra el Getafe / JORDI COTRINA

2
Se lee en minutos
Joan Domènech
Joan Domènech

Periodista

Especialista en Fútbol, Barça, Deportes.

Escribe desde Barcelona

ver +

Con el 2-1 en el marcador y el desenlace incierto, Ronald Koeman se giró al banquillo y señaló a Gavi y a Nico. Un chaval sevillano de 17 años y uno coruñés de 19. Les metió en el inmenso Camp Nou, ya sonoro con 26.500 espectadores, sin ningún miedo. El partido acabó igual, pero el equipo mejoró, a juicio del entrenador, que acabó "contentísimo". La apuesta de riesgo se saldó con un beneficio mayor que el de los tres puntos.

Más contentísimo que Koeman estaba Pablo Páez Gavira, Gavi. Con 17 años cumplidos el pasado 5 de agosto, se convirtió en el cuarto debutante más joven de la historia del Barça en la Liga. "Soy el niño más feliz del mundo", dijo al final del encuentro, aliviado, también, por haber superado la delicada prueba. Vicente Martínez, con 16 días y 280 días, todavía es el futbolista más precoz (1941). Ansu Fati logró, con 16 años y 298 días, colocarse en segunda posición en 2019, adelantando a Bojan Krkic (17 años y 19 días), que bajó a la tercera posición, desde su estreno en 2007.

Fue el tercer debutante del Barça en la tercera jornada de Liga. Le antecedieron Nico González en la primera, ante la Real Sociedad -apareció de nuevo- y Yusuf Demir en San Mamés ante el Athletic. Seguramente no jugó antes por la fractura que sufrió en la mandíbula el día antes de su aniversario, en el amistoso de Salzburgo, motivo por el que salió al campo con una máscara. Ni le intimidó el estadio ni el primer encontronazo con el veterano Damián, que le obstaculizó con una obstrucción para asustarle.

Gavi abandona el terreno de juego al final del choque con el Getafe.

/ Lluís Gené / Afp

Fichado con 11 años

Vano intento. Un niño capaz de estrenarse en Primera División con 17 años está preparado para momentos más delicados que la simple advertencia de un veterano. "Desde pequeño soñaba con debutar en Primera en el Camp Nou y lo he podido conseguir", confesó. Desde que tenía 11 años y el Barça detectó aquel chaval nacido en la población sevillana de Los Palacios.

"Con la entrada de Nico y de Gavi estuvimos posicionalmente mejor con el balón, lo tuvimos más. Estoy contentísimo con su juego y, sobre todo, por su personalidad, con esos 17 y 18 años", dijo Koeman, aludiendo a los dos centrocampistas que se alinearon junto a Busquets y De Jong para que el Getafe no pudiera empatar. Michel González, el entrenador del Getafe, coincidía con el técnico del Barça, sobre la influencia que ejerció la última promesa azulgrana: "La entrada de Gavi ha sido muy importante para ellos, bajaron el ritmo y han tenido más el balón".

Noticias relacionadas

Mensaje a Riqui Puig

Salieron Nico y Gavi antes que Riqui Puig. Koeman ya avisó hace un año a Riqui de que jugaría poco. Pero Riqui quiso continuar y convencer al entrenador. No lo consiguió en los entrenamientos para jugar algo más que los 576 minutos repartidos en los 23 partidos disputados. El mensaje, no verbal, se repetía ayer. Fue gestual. Con la elección de Nico y Gavi, que dejan a Riqui todavía con cero minuto a dos días para el cierre del mercado por si quiere buscarse una salida.  

Temas

Barça