EL BARÇA APRIETA PARA QUE SALGA

Umtiti, un declive sin fin

Umtiti, en la presentación oficial de la plantilla en el trofeo Joan Gamper donde fue abucheado por un sector del público.

Umtiti, en la presentación oficial de la plantilla en el trofeo Joan Gamper donde fue abucheado por un sector del público. / JORDI COTRINA (EPC)

5
Se lee en minutos
Marcos López
Marcos López

Periodista

ver +

Tiene 27 años. Y es campeón del mundo con Francia. Pero el Barça ya no quiere a Samuel Umtiti, un central que dejó dos primeras temporadas imponentes -uno de los mejores fichajes en relación calidad-precio-, prólogo a tres tortuosas y desesperantes campañas que le han llevado a vivir casi siempre en la enfermería.

Y el público que acudió a la presentación en el trofeo Joan Gamper ante la Juventus así se lo hizo saber con un indiscutible abucheo. Tampoco Koeman, quien en privado ya le ha dicho que no cuenta con él. Y también en público al dejarlo fuera de la primera convocatoria liguera contra la Real Sociedad.

Quedan menos de dos semanas para el cierre del mercado y la junta busca que Umtiti abandone el Camp Nou

 El mercado se acaba, quedan menos de dos semanas, y el francés sigue entrenándose en la ciudad deportiva de Sant Joan Despí como si nada, por mucho que el club busque salidas a una situación que se ha enquistado. Dueño de una alta ficha, Bartomeu lo renovó justo antes de ir al Mundial de Rusia-2018, se ha convertido en un problema para la nueva directiva de Laporta, obligado a aligerar la masa salarial para cumplir el fair play financiero fijado por la Liga de Fútbol Profesional.

La lesión en la rodilla izquierda, de la que no se quiso operar, provocó su estrepitosa caída de rendimiento

Umtiti vive un declive sin fin en el Camp Nou, un estadio que conquistó nada más llegar. Tenía 22 años y se instaló en el eje de la zaga junto a Piqué formando una excelente pareja para dar estabilidad a la obra de Luis Enrique.

Umtiti y Pjanic, al fondo, reclaman al árbitro.

/ Jordi Cotrina

Rusia-2018, éxito y caos

Apenas duró dos años. Costó 25 millones de euros y su valor de mercado se situó, según la web especializada Transfermarkt, en 70 millones coincidiendo con el ascenso al trono mundial en Rusia. Fin de su éxito. Origen de su tortura. Priorizó jugar el Mundial, pese a los problemas físicos en su rodilla, el inicio de la caída a la que no se adivina final. Ahora, el valor de Umtiti, cuyo contrato con el Barça expira en el 2023, es de solo ocho millones de euros. 

El club medita usar la 'vía Matheus Fernandes', rescisión de contrato unilateral, para forzar la marcha del francés

Pero el problema es su altísimo sueldo, ubicado en la segunda franja de la plantilla, que le convierte en un gravísimo problema económico y deportivo. No está, por ejemplo, ni entre los cinco centrales favoritos de Koeman (Piqué, Eric García, Araujo, Mingueza y Lenglet). Es el sexto. Y no tiene sitio. Ni tampoco hay dinero en la caja para pagarle, por lo que el club maneja todo tipo de alternativas para que abandone el Camp Nou.

Es el sexto central de la plantilla tras Piqué, Araujo, Eric García, Mingueza y Lenglet.

Al inicio del mercado veraniego, le ofreció la carta de libertad, pero él no quiso aceptarla. Ahora, en los días finales, la junta medita emplear la ‘vía Matheus Fernandes’. O sea, rescindir unilateralmente el contrato con el defensa francés, a quien la corona mundial le precipitó al abismo. Al brasileño, que ni siquiera fue presentado, lo echó con un frío mensaje por mail, aunque éste ya ha dejado claro que acudirá a la vía judicial para defenderse.

El remate de Umtiti que ha supuesto el primer gol de Francia


/ CHRISTOPHE SIMON

El cartílago dañado

De momento, el Barça no ha sido tan contundente con Umtiti, otro de las herencias envenenadas de la época Bartomeu porque accedió a renovarle con un salario prepandémico, que resulta inasumible en estos momentos para el club. Con el serio problema añadido de que el jugador se ha ido depreciando en el mercado, tras tomar decisiones que comprometieron su carrera deportiva.

"Me arriesgué en el Mundial. Fue un sueño que hice realidad. Forcé la rodilla y se complicaron las cosas"

Umtiti, marzo 2019

"Me arriesgué en el Mundial. Fue un sueño que hice realidad. Forcé la rodilla y se complicaron las cosas", declaró Umtiti al programa ‘Telefoot’ de TF-1 en marzo del 2019, nueves meses después de alcanzar la cima en Moscú. Se hizo con el sueño -tiene una estrella de campeón en su casa-, pero comenzó entonces una pesadilla inacabable. 

Umtiti, frente a la Juventus.


/ AFP / FILIPPO MONTEFORTE

No al quirófano

Umtiti esquivó, además, cualquier sugerencia de los servicios médicos del Barça. No quiso operarse de la degeneración que padecía en el cartílago de la rodilla izquierda, tal y como le recomendaron desde el club. Se marchó a Doha para iniciar un tratamiento conservador durante tres semanas (diciembre del 2018), que no tuvo éxito. Volvió el central igual de lesionado que cuando se fue.

El central ha estado 390 días de baja en las tres últimas temporadas por diversos problemas físicos

Noticias relacionadas

 Desde hace tres veranos, el francés ha permanecido 390 días en la enfermería. Más de un año completo alejado del césped. En sus cinco temporadas con el Olympique de Lyon solo se perdió tres encuentros por lesión. En sus también cinco años en el Barça son 83 encuentros de baja, la mayoría por ese cartílago. Y en el primer año con Koeman solo jugó un partido completo en los cuatro últimos meses del curso. Ante el Granada en el Camp Nou (1-2) coincidiendo con el trágico adiós a la Liga, otro retrato de la decadente caída de Umtiti.

Brilló nada más llegar, con un rendimiento espectacular (se le subió la cláusula de 60 millones a 500 por temor a que lo fichara alguien), pero esa rodilla izquierda tan maltrecha le ha colocado en la puerta de salida. En el Camp Nou ya hace mucho tiempo que nadie le quiere.