23 oct 2020

Ir a contenido

ACTUALIDAD AZULGRANA

Los futbolistas del Barça se niegan a un nuevo recorte salarial

La plantilla del primero equipo y del filial ya ha preparado un burofax para reclamar que haya una mesa de negociación aparte del resto de empleados del club

Roger Pascual

Bartomeu se reúne con los jugadores antes de que se reemprendiera la Liga pasada.

Bartomeu se reúne con los jugadores antes de que se reemprendiera la Liga pasada. / FCBARCELONA

La primera plantilla del Barça se planta ante el intento del club de recortar o aplazar salarios. Según ha adelantado RAC-1 y ha podido confirmar este diario, los futbolistas del primer equipo y del filial trasladarán mediante un burofax que ya está redactado que quieren que los deportistas tengan una mesa de negociación al margen del resto de trabajadores. El club envió a principios de mes una carta a todos los trabajadores, incluyendo a los jugadores profesionales, en donde se les expresaba su intención de negociar una rebaja del 30% del gasto total de la entidad.

Pese a que en el mercado de verano, con las marchas de Luis Suárez, Arturo Vidal, Iván Rakitic, Rafinha y Semedo, el Barça ha podido bajar unos 65 millones de euros en salarios, sigue necesitando más recortes, teniendo en cuenta que de momento seguirá sin poder haber público en el estadio por el coronavirus. La pandemia ya provocó que el ejercicio anterior se cerrara con unas pérdidas de 97 millones ante el desplome de los ingresos. La mesa de negociación entre club y empleados se tiene que constituir antes del 21 de octubre y tiene hasta el 5 de noviembre de tiempo para llegar a un acuerdo. Pese a que los deportistas profesionales representaban un 60% del anterior presupuesto y el resto de empleados un 3% el club de momento plantea una negociación conjunta. En caso contrario el directiva aplicará una rebaja unilateral, que los trabajadores podrían recurrir. Aunque en la entidad juegan con la impopularidad que supondría que los futbolistas del primer equipo acudieran a los tribunales en el contexto actual.

Cabe recordar que la anterior rebaja salarial ya provocó un conflicto entre el vestuario del Camp Nou y la directiva. "No deja de sorprendernos que desde dentro del club hubiera quien tratara de ponernos bajo la lupa e intentara sumarnos presión para hacer algo que nosotros siempre tuvimos claro que haríamos", criticó Leo Messi. El capitán aceptó el 30 de marzo, en nombre propio y de la plantilla, la rebaja del 70% del sueldo. No solo eso. Los jugadores del primer equipo de fútbol, además, anunciaron "unas aportaciones" extraordinarias para que los empleados "puedan cobrar el 100% de su sueldo mientras dure esta situación; es decir, durante la vigencia del estado de alarma decretado por el gobierno". El burofax de los futbolistas será el tercero que se recibe en las oficinas del club  después del que mandó Messi el 26 de agosto para anunciar su voluntad de marcharse y el que hizo llegar al día siguiente Quique Setién para reclamar que se le comunicara de forma oficial su despido para poder fichar por otro equipo y reclamar su indemnización.

"Los jugadores piden lo mismo que nosotros, que no haya una única mesa de negociación porque no se ajusta a derecho porque un colectivo no puede decidir por otro", señala Jaume Feliu, presidente del comité de empresa del Barça. "El resto de empleados (540), por mucho que hagamos, aunque dieramos todo el sueldo, solo representarían 37 millones de euros que no hace ni cosquillas al presupuesto. Si los jugadores no hacen un pacto con el club, con un salario diferido por ejemplo, el club puede tener problemas muy serios". Desde el club se insiste en hablar de adecuación salarial en lugar de recortes. Jordi Moix ya planteó que se podría explorar la vía Mirotic, alargando los contratos para distribuir el gasto, en los casos en los que sea económica y de portivamente viable.

El tope para que haya un acuerdo en la rebaja salarial es tres días después de que termine el plazo para la moción de censura contra Josep Maria Bartomeu (si no se pospone). "La mejor solución sería como mínimo diferir los salarios y esperar nueva situacion con un nuevo presidente, porque ahora estamos con un presidente que quiere cerrar los números de la mejor manera para evitar una acción de responsabilidad", dice el presidente el comité de empresa.