Ir a contenido

JORNADA CRUCIAL

El duelo cumbre de la Liga

Barça y Atlético ponen a prueba su fiabilidad, la mejor virtud que tienen, confrontando dos estilos opuestos

Ter Stegen y Oblak también pelean por el trofeo Zamora, que se lo reparten ambos equipos en la última década

Joan Domènech

Messi, el máximo goleador de la Liga, frente a Oblak, el portero menos batido, en un Atlético-Barça en el Calderón.

Messi, el máximo goleador de la Liga, frente a Oblak, el portero menos batido, en un Atlético-Barça en el Calderón. / SUSANA VERA

Messi y Suárez contra Griezmann y Costa. El duelo cumbre de la Liga, que apenas decidiría nada salvo reforzar la candidatura del Barça en caso de victoria azulgrana, se dirimirá en las áreas. El brillo de las dos primeras delanteras oculta que enfrente tendrán a los dos primeros porteros. Los mejores. No deja de ser curioso que ambos equipos, cuyos enfrentamientos solían ser una verbena de goles, y se distingan por estilos tan opuestos, hayan convertido en una tradición que sus porteros se vayan repartiendo el trofeo Zamora al menos batido.

El Barça ha mantenido la portería a cero en 15 de las 26 jornadas; el Atlético, en 17. Ter Stegen ha encajado 13 goles y Oblak, 11

El Barça ha aminorado la insostenible velocidad que portaba y ha permitido que el Atlético se le acercara. Es el único de los perseguidores que no ha decaído en el esfuerzo, siguiendo el precepto que ha impuesto Diego Simeone con valor de ley en el Wanda. El Valencia no ha resistido la carrera y el Madrid se distrae con la Champions.

Tres empates en un mes

El frenazo barcelonista, así se le puede llamar, se observa en los resultados, aunque el equipo sigue sin perder en la Liga y con Valverde ha batido el récord de jornadas invicto. Antes de Navidad, solo había cosechado tres empates en cinco meses: ante el Atlético, el Valencia y el Celta. Ahora ha coleccionado tres en menos de un mes, y ante rivales de menor fuste: Espanyol, Getafe y Las Palmas.

Desde Navidad el Barça ha sumado 21 puntos (6 victorias y 3 empates) y el Atlético, 27 puntos (8 y 1). ¿Adivinan quién logró esa pequeña gesta ante los rojiblancos? Sí, el Girona. El Barça no ha perdido ningún partido en las 26 jornadas disputadas; el Atlético, solo uno. ¿Saben cuál fue el autor de esa singular heroicidad? Sí, el Espanyol.

Cuatro manazas

El progreso rojiblanco se asocia a la llegada de Diego Costa, del mismo modo que el liderato del Barça no se entendería sin las genialidades de Leo Messi. Pero a los equipos les sostienen cuatro grandes manazas. Las de Marc André ter Stegen y las de Jan Oblak. Los dos porteros se juegan la Liga, como los demás. Pero también se juegan el trofeo Zamora. Es un mano a mano. Tal vez comparable al que puedan sostener Messi y Luis Suárez, fraticidamente, en la conquista del Pichichi. Si el 10 quiere.

El Zamora se ha convertido en un reducto reservado al Barça y al Atlético en la última década. Solo lo han obtenido sus porteros. Presuponiendo que esta campaña, la décima, la ganará Ter Stegen u Oblak.

De Valdés a Oblak

Víctor Valdés lo encadenó cuatro temporadas seguidas (las cuatro de Guardiola, del 2009 al 2012) para erigirse un mito histórico a la altura de Antoni Ramallets, con cinco galardones. Le sucedió Thibaut Courtois aún en el Calderón (del 2012 al 2014). Claudio Bravo pintó de nuevo los colores azulgranas con Luis Enrique (14-15) e, inmediatamente, apareció en escena Oblak con otro par de copas (15-17).

Ter Stegen ha encajado 13 goles en toda la Liga (medio por jornada) y Oblak solo 11. La fiabilidad de los dos metas está fuera de toda duda. Como la de sus guardianes defensivos. El Atlético ha mantenido la portería a cero en 17 de las 26 jornadas, y solo el Girona, otra vez el Girona, le ha batido en los dos partidos. El Barça ha conservado el cero en 15 encuentros, lo cual tiene tanto mérito o más que su rival. Serían 16 de no haber mediado el "penalti invisible", en palabras de Valverde, que solo vio Mateu Lahoz en Las Palmas.

El Atlético de Simeone se ha construido a partir de una premisa: defender bien para ganar. Ha triunfado 10 veces por la mínima, lo que no genera ningún rubor (ni crítica) al técnico. Valverde estaría agujereado por los dardos. El Barça gana por atacar bien, y en base a esa tradición, apenas ha acumulado tres victorias por la mínima.

0 Comentarios
cargando