LLULL: "ASUMO MI RESPONSABILIDAD"

Anatomía de la vergonzosa batalla del Madrid-Partizan de la Euroliga

Brutal batalla campal entre Madrid y Partizán que obliga a terminar el partido antes de tiempo

Un momento de la batalla campal que se vivió en el partido de Euroliga entre Madrid y Partizán.

Un momento de la batalla campal que se vivió en el partido de Euroliga entre Madrid y Partizán. / Efe

Marcos López

Marcos López

Por qué confiar en El PeriódicoPor qué confiar en El Periódico Por qué confiar en El Periódico

El baloncesto se ensució de mala manera tras una batalla campal que se vivió en el segundo duelo del de play-off entre Madrid y Partizan de los cuartos de final de la Euroliga. Un partido que ni siquiera pudo terminarse ante la violencia física que se vivió sobre el parquet del WiZink Center de la ciudad madrileña.

Escenas llenas de dureza y tensión que obligaron a los colegiados a suspender primero el encuentro y darlo luego por finalizado porque descalificaron a todos los jugadores de campo, y de banquillo, excepto tres: Llull, curiosamente, quien inició todo, Poirier y Leday. El partido no podía seguir. Y el Madrid perdía (80-95). Pero quien más perdía era el baloncesto.

Llull y Punter se amenazan tras la antideportiva del jugador madridista ante Yabusele durante el Madrid-Partizán de la Euroliga.

Llull y Punter se amenazan tras la antideportiva del jugador madridista ante Yabusele durante el Madrid-Partizán de la Euroliga. / Efe

1 La dura falta de Llull a Punter

Quedaba 1.40 para acabar el partido. El Madrid, que ya había perdido el primero con un triple en el último suspiro del Partizan, andaba desquiciado. Entonces, Llull cometió una dura falta sobre Punter, quien amenazó con agredir al jugador blanco. Fue el origen de todo. Esa acción claramente iba a ser considerada antideportiva. Punter se revuelve y amenaza entonces a Llull, en lo que sería el prólogo de una de las batallas más vergonzosas jamás vista en una cancha de baloncesto.

2 Yabusele hace una llave de yudo a Exum

Estaba enzarzados Llull y Punter cuando aparece Yabusele para tomarse la justicia por su mano. Agarra a Danté Exum, que no estaba involucrado en el tramo inicial de la pelea, por la espalda y lo tira al suelo. Era una acción más propia del yudo que del baloncesto estampándole contra el parquet, lo que aumentó más la tensión en la cancha.

El jugador del Partizan, tras ese golpe, abandonó con muletas el pabellón con una lesión seria "en el tendón del segundo dedo del pie", según reveló el médico del club serbio. También tiene dañado el labio superior. Todavía superado por esa violenta reacción del jugador madridista, Exum, que había anotado 19 puntos en los 28 minutos que jugó del segundo, tomó asiento en la valla de publicidad, donde recibió la visita de Rudy Fernández.

3 Los árbitros suspenden el partido

Tras la antideportiva de Llull, la agresión de Yabusele, se enzarzan los jugadores de ambos equipos en una pelea en el centro de la pista. Los árbitros, técnicos y ayudantes de Madrid y Partizan intentan detenerla. Pero sin éxito. En medio de la tremenda confusión Punter agrede a Musa, mientras siguen los empujones, amenazas verbales y físicas. Y después llega Lessort para enviar a Musa al parquet con un empujón.

Yabusele no puede ser controlado durante la batalla campal del Madrid-Partizán de la Euroliga.

Yabusele no puede ser controlado durante la batalla campal del Madrid-Partizán de la Euroliga. / Efe

Aparecen familiares de Yabusele para sacarlo de la pista. Eran su mujer y su hija, quienes abandonar la grada para intentar convencerle, algo que no habían conseguido los servicios de seguridad. Esas personas cercanas al ala-pívot francés se lo acaban llevando finalmente de la pista, mientras los árbitros empiezan a tomar las primeras medidas. Primero, aplazan el partido. Y luego lo suspenden porque hay 21 descalificados de ambos equipos, lo que hace inviable su continuidad. “Ninguno de los equipos tenía el mínimo requerido de dos jugadores cada uno para terminar el partido”, argumentó la Euroliga en un comunicado.

4 La tibieza de Mateo tras la pelea

 "Seguramente esta frustración no ha hecho perder los nervios. Por supuestísimo esto es un deporte que a todos nos gusta y no nos gusta ver lo que ha pasado al final", argumentó Chus Mateo, el técnico del Madrid, quien después indicó que "hay que ponerse en la piel de los jugadores y saber a qué pulsaciones están". El entrenador blanco apeló también a "bajar esas pulsaciones" para analizar con más frialdad lo sucedido en la cancha. "Después, los jugadores han sido capaces de hablar entre ellos y se ha calmado todo más de lo que se ha visto fuera.

5 Rudy Fernández pide "perdón"

Acabado el partido, compareció Rudy Fernández, uno de los capitanes del Madrid, junto a Chus Mateo, el técnico. “Tenemos que pedir perdón, esto no puede volver a pasar, es algo que no se tiene que ver”, confesó el jugador. “Perdón a nuestros aficionados, perdón a todos los aficionados al baloncesto. No se debe ver. En estas situaciones, con las pulsaciones, hay errores y este es uno de ellos”, dijo sin querer buscar excusas ni justificaciones. “Estamos aquí para jugar a baloncesto y que disfrute de la Euroliga, una de las mejores ligas del mundo, para que no vuelva a pasar esto”, sentenció Rudy.

Rudy Fernández y Obradovic, técnico del Partizán, abandonan abrazados la cancha tras los incidentes.

Rudy Fernández y Obradovic, técnico del Partizán, abandonan abrazados la cancha tras los incidentes. / Efe

6 El mensaje pacificador de Obradovic

 "Voy a intentar calmar a toda la gente en Belgrado", afirmó Zelkjo Obradovic, el técnico del Partizan, que abandonó la cancha de Madrid abrazado de manera cómplice a Rudy Fernández intentando restar tensión a lo sucedido minutos antes. "Creo que lo que ha ocurrido no es bueno para el básket, ni para la imagen del Madrid ni tampoco la del Partizán. No puede pasar esto nunca más", dijo el técnico, al tiempo que aseguraba que "desde este momento voy a intentar calmar a toda la gente en Belgrado, quiero que se habla de baloncesto, no de esto. No importa quién empezó y cómo empezó. Cada día voy a repetir esto. Necesitamos hablar de baloncesto".

7 Llull: "Asumo mi responsabilidad"

Con su dura falta a Kevin Punter, a 01.40 m de acabar el Madrid-Partizán, se desencadenó la batalla campal. Horas después de la misma usaba el jugador del Madrid su cuenta de Twitter para dar su versión de lo sucedido. "Lo de anoche no debe ocurrir nunca en una cancha de baloncesto", comenzó escribiendo Llull. "Asumo mi responsabilidad por hacer esa dura falta que desencadenó el desastre posterior. Mis disculpas a todos los aficionados al baloncesto".

También a través de Twitter llegó la respuesta de Kevin Punter. "Las emociones son altas, lo entiendo totalmente, sigamos manteniendo el baloncesto como hemos estado en la serie y las otras veces que jugamos entre nosotros", ha escrito el jugador del Partizan aceptando las explicaciones de Llull.

8 El Juez único de la Euroliga sanciona a Yabusele con cinco partidos

Ya de madrugada, sobre la 01.30 h, la Euroliga emitía un comunciado "condenando los hechos" ocurridos al final del encuentro entre Madrid y Partizan. Un partido que no se pudo acabar por la batalla campal. Hechos que fueron remitidos con carácter de urgencia "al juez disciplinario indepentiente" para que dicte una solución lo más rápido posible.

Y las sanciones han sido muy tibias: cinco partidos para Yabusele, dos encuentros a Punter, uno a Deck y otro a Lessort. No ha sido el castigo tan fuerte que se imaginaba ante la violencia física que se vio en el párquet. Se ha acogido la Euroliga al artículo 27.1.a) del código disciplinario de Baloncesto.

Tanto Madrid como Partizan han sido multados con 50.000 euros por la conducta antideportiva de ambos equipos que impidió el final normal del partido según contempla el artículo 29.1.a) del mismo código disciplinario. Todas las decisiones adoptadas son, según indica el comunicado oficial de la Euroliga, inapelables.

9 "Estoy profundamente arrepentido", confiesa Yabusele

Primero fueron las disculpas de Llull. Luego llegaron las de Yabusele, quien emitió un comunicado en Instagram. "Estoy profundamente arrepentido de mi comportamiento", escribió el jugador francés, quien recordó que "el basket siempre ha sido para mi deportividad y respeto".

Luego, Yabusele quiso ahondar en sus disculpas. "Pido perdón al Partizan, a Dante Exum y a su familia, pero también a mis compañeros y a todos los aficionados de este deporte", reconoció el ala-pívot francés.