Ir a contenido

EUROBASKET-2017

Marc Gasol abre la puerta de semifinales para España

El pívot barcelonés sentencia a Alemania con 28 puntos y un tercer cuarto excelso (72-84)

Luis Mendiola / Estambul (Enviado especial)

Marc Gasol, durante el partido con Alemania.

Marc Gasol, durante el partido con Alemania. / REUTERS / MURAD SEZER

De nuevo en las semifinales. De nuevo, en el camino de las medallas. España sufrió lo indecible pero superó el examen de los cuartos de final frente a Alemania (72-84) con una actuación espectacular de Marc Gasol (28 puntos, 10 rebotes)  y confirmó, una vez más, su tremenda fiabilidad en una gran competición. Es su décima semifinal consecutiva en un Europeo.  Su rival será Eslovenia, verdugo de Letonia (103-97) en el otro cruce gracias a 27 puntos del madridista Doncic, 26 de Dragic y 16 de Randolph que dejaron sin valor los 34 de Porzingis.

Marc Gasol irrumpió en el  partido cuando el panorama pintaba mal para la selección. El pulso parecía trabado para España. No había fluidez. Pero el pivot de los Grizzlies apareció con una de esas actuaciones que han agrandado su leyenda en la NBA. Y curiosamente lo hizo con su hermano Pau en el banquillo.

Puede ser casualidad. Una cuestión de respeto o de rango. Pero sin la sombra de Pau, cuyo peso es enorme cuando está en cancha, Marc dio un paso adelante y asumió toda la responsabilidad. Y de qué forma. El pívot catalán rompió el encuentro con 18 puntos en el cuarto, 14 de ellos en el parcial de 5-20 que sacó del carril a Alemania.

Anotó los tres triples que lanzó Marc sin fallo y,  además, sumó una acción de dos más uno, mientras el cuadro alemán no sabía como parar el alud. Eso unido a dos triples de Sastre y Chacho Rodríguez llevó el marcador de un equilibrado empate a 50 a un 53-65 al final del tercer cuarto, que dejó el camino totalmente despejado el triunfo para España que tuvo otros destacados como Joan Sastre o el propio Pau Gasol, autor de 19 puntos. 

"Necesitaba un partido así, pero si me alegro por algo es por hacer felices a mis compañeros, a gente como Pau o Marc que llevan muchos años aquí y merecen todo el respeto", aseguró Marc Gasol, feliz por dar el penúltimo paso en el torneo. "La actuación de Marc fue sobresaliente, igual que la de Sastre, que ha estado extraordinario en defensa", se congratuló Scariolo.

Mal inicio

La selección no entró en el partido con la tensión necesaria en un pulso de tanta trascendencia. Faltó concentración y también intensidad en defensa para dar ayudas y cerrar el rebote con claridad. Y Alemania, lanzada por un talentoso Schröder,  situó un sorprendente 11-2 en cinco minutos. España tuvo problemas incluso con los tiros libres.

En medio de las miradas de desconcierto de unos y otros, apareció el de siempre al rescate: Pau Gasol. Suyos fueron  7 de los 9 primeros puntos, para enganchar de nuevo al equipo al partido, consciente de que debía imponer su rango para arrastra a a los demás (13-9). El pívot de los Spurs le dio otro aire al juego.

Pero el cambio fundamental llegó con una mejor actitud en defensa. La entrada de Sastre, de Juancho Hernangómez y de Oriola (que se cargó demasiado rápido de faltas) resolvió parte de las vías de agua de España. Especialmente brillante fue el trabajo del valencianista Sastre en el marcaje de Schröder y también de Lo, que acaparó mucho juego ofensivo en Alemania, igual que el ala-pívot Theis.

 La dirección de Sergio Rodríguez también elevó la fluidez en ataque y enganchados a los puntos de los hermanos Gasol, la selección consiguió cambiar la dinámica y tomar el control del encuentro mediado el segundo cuarto (27-32), después de dejar más de cuatro minutos a Alemania sin anotar.

Pero nadie más tomó el relevo ofensivo a los dos hermanos. Estuvo espeso el equipo en ataque. Los dos bases, tanto Ricky como Sergio Rodríguez no encontraron la canasta como han hecho durante el resto del torneo y Alemania, un equipo bien estructurado, con un juego fluido, acabó por igualar en todas las facetas del juego a la selección para irse al descanso con un esperanzador (33-34).

En manos de Marc

Schröder, además, demostró en la reanudación con dos triples consecutivos que Alemania no estaba dispuesta a dar ninguna facilidad. Anotaba con más fluidez el equipo de Chris Fleming, mientras para España cada ataque era una agonía.

Sin tiro exterior como amenaza, el equipo alemán no tenía problemas para cerrar espacios en la zona, donde España suele marcar diferencias.  En ese escenario exigente, con Pau Gasol tirando del equipo de forma agónica, Scariolo consiguió con la tecla después de muchas pruebas.

Apostó el seleccionador por los jóvenes Juancho y Willy Hernangómez, junto a Sastre para dar intensidad, dejó la dirección a Sergio Rodríguez y dio los galones a Marc Gasol. Y ese quinteto atípico, capaz de defender y abrir mucho más el campo, se encargó de dinamitar el desenlace de los cuartos de final a golpe de canasta del pívot de los Grizzlies, héroe de otra noche memorable para la selección, que abrió un colchón de 12 puntos para el último cuarto, que ya fue imposible de enjugar para el excelente cuadro alemán. 

Alemania, 72 -España, 84

Alemania: Schröder (27), Barthel (6),  Benzing (4 ), Tadda (- ), Voigtmann (2 ) –cinco inicial-  Lo (9 ), Staiger (1 ), Theis (15 ), Akpinar (- ), Thiemann (8 ), Hartenstein (- )

España: Ricky Rubio (2 ), Navarro (- ), San Emeterio (3 ), M. Gasol (28 ), P. Gasol (19 ) –cinco inicial- Rodríguez (11 ), W. Hernangómez (7 ),  Sastre (8 ), Oriola (4 ), J. Hernangómez (2 ), Vives (-).

Árbitros: Mazzoni (Ita), Glisic (Serbia), Anastopoulos (Gre)

Parciales: 19-16; 14-18; 20-31; 19-19

0 Comentarios
cargando