Ir a contenido

El Barça sabe sufrir para reengancharse a Europa

El equipo azulgrana resuelve un final agónico ante el Darussafaka (81-77) y encadena su tercera victoria seguida

JOAN CARLES ARMENGOL / BARCELONA

Joey Dorsey lanza a canasta ante el Darussafaka.

Joey Dorsey lanza a canasta ante el Darussafaka. / EFE / ALEJANDRO GARCÍA

A falta de fluidez en su juego, el Barça ha aprendido a sufrir. A falta de un arrollador juego ofensivo, el equipo de Georgios Bartzokas es capaz de ponerse el mono de trabajo y resolver partidos tan agónicos como el de este viernes en el Palau Blaugrana, en el que el conjunto azulgrana ha sido capaz de encadenar en casa su tercera victoria seguida (la segunda en la Euroliga) y engancharse desesperadamente al torneo continental para intentar en el año que empieza incrustarse entre los ocho mejores y seguir adelante.

Con tesón, con pasión y con ilusión. Y con el juego justo, pero necesario, para derribar (81-77) a un rival, el emergente Darussafaka de Turquía, que llevaba siete partidos seguidos sin perder (tres en la Euroliga y cuatro en su competición doméstica) y que ha sucumbido bajo la cúpula azulgrana en un final de infarto, un último minuto -que se ha prolongado casi durante diez- que ha sido como una partida de ajedrez, con uno y otro equipo provocando personales y cambiando a sus hombres (para defender o atacar) en un intento desesperado de llevarse la victoria.

Al final, por tercera vez en una semana, ha sido el Barça el que se ha llevado el gato al agua. Había derrotado al Armani Milán (anotando 89 puntos) y al Valencia (94), y esta vez le han bastado 81 para sumar su tercer triunfo consecutivo, un triunfo esperanzador, pese a todo, porque se han visto abundantes brotes verdes en el hasta ahora balbuceante juego azulgrana.

SIN REBOTE EN ATAQUE

El Barça se ha ido al descanso cinco abajo (35-40) tras una primera parte en que el equipo turco le ha perdonado. El equipo azulgrana solo había cogido tres rebotes en ataque, por 10 del Darussafaka, y perdía más balones que su rival (7, por 4). En los cinco minutos siguientes, con un parcial de 14-0, las cosas han cambiado radicalmente (49-40), pero de nuevo las dudas han atenazado al equipo, que ha acabado el tercer cuarto solo dos arriba (59-57).

Pero la sangría de los rebotes se había detenido, Tomic había aportado ya sus 16 puntos sin fallo, Vezenkov las enchufaba desde lejos y Renfroe le daba minutos de descanso de calidad a Rice. Así que era cuestión de aguantar y no perder la sangre fría, cosa que el Barça ha sido capaz de hacer incluso cuando, a falta de 15 segundos, su rival se ha colocado a un solo punto (76-75). Koponen ha estado entonces muy seguro desde lejos y desde las personales y Vezenkov ha resuelto con un triple (luego convertido en tiro de dos por los árbitros) sobre la bocina tras un balón otorgado dudosamente al Barça por los colegiados. 

FC Barcelona, 81 - Darussafaka, 77

Barcelona Lassa (19+16+24+22): Rice (13), Navarro (6), Claver (4), Doellman (11), Tomic (16) -equipo inicial-, Vezenkov (12), Koponen (9), Renfroe (6), Oleson (2) y Dorsey (2).

Darussafaka (22+18+17+20): Wanamaker (9), Anderson (21), Bertans (5), Clyburn (4), Erden (4) -equipo inicial-, Wilbekin (19), Batuk (-), Moerman (11), Zizic (4) y Harangody (-).

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.