• Sábado 23 septiembre 2017, 23:51 h

elPeriódico.com

Regístrate | Iniciar sesión

ACTUALIDAD

Que no te vendan protección por amor

Martes, 29 de diciembre del 2015 Pablo Fuentes (Valladolid)

Había una vez una sociedad presuntamente feliz y libre. Su sistema económico dictaba una felicidad basada en el materialismo y la apariencia social. A cambio de esta felicidad de fuera, el individuo renunciaba a lo único que le convertía en humano: pensar de forma crítica. Al delegar nuestra responsabilidad vital en otros, esa sociedad se convertía así en un niño caprichoso e irresponsable, un ser inmaduro y egoísta, el germen del fascismo que no piensa y cree que tener derechos sin obligación es lo normal. A pesar de tener una vida de exceso material, ese individuo y sociedad se sentían vacíos, huecos, infelices y frustrados.

El manual de IKEA que la socialización les vendía para ser felices no era más que un escenario de irrealidad carente de autenticidad. Un día, aparece un telepredicador que vende a esa sociedad un mundo de emociones ausente de razón y de equilibrio, pero que llena un hueco vital provocado por una vida superficial en la que no existe ni autocrítica ni pensamiento propio. Plantea que el sistema capitalista no funciona, pero no dice qué propone como alternativa. Fomenta culpables a nuestra frustración, vende derechos a nuestro ego narcisista, plantea soluciones simples a problemas complejos. Pensamiento mágico para una sociedad autista y alienada. Como el Flautista de Hamelin, lleva con una música mágica al conjunto a una destrucción clara hacia el abismo. Destrucción que busca quien tiene por vida la frustración e infelicidad en su mundo interior.

El cuento lo escribes tú, el que lee. La superprotección de años en la familia lleva a buscar a los niños adultos la protección del Estado y sociedad a la que se han vendido. Qué gran error creer que quien protege quiere, solo destruye, que triste no pensar. 

Lee más cartas y publica un artículo en Entre Todos



Si quiere debatir sobre este tema, escríbanos aquí

EL PERIÓDICO publica opiniones, réplicas y sugerencias de interés general, respetuosas hacia las personas e instituciones. Las cartas enviadas podrán ser extractadas. Aun así, resulta imposible publicarlas todas. Para publicarlas, EL PERIÓDICO se reserva la posibilidad de pedir datos adicionales como DNI, domicilio y teléfono con el fin de contrastar su contenido y la identidad del autor. No se mantendrá correspondencia por correo electrónico ni se atenderán visitas o llamadas telefónicas sobre cartas o comentarios no publicados en cualquiera de los soportes de EL PERIÓDICO.
QUEJAS: Los lectores pueden expresar sus quejas al diario o bien al Consell de la Informació de Catalunya (CIC). Al CIC solo cuando consideren que se han vulnerado los principios recogidos en el Código Deontológico, por el tratamiento que dan los medios informativos sobre los diferentes temas. Pueden dirigirse al Consell de la Informació de Catalunya llamando al 93 317 19 20.