Mobile Barcelona (2006-2022)

Hitos y mitos de la revolución de la telefonía

En 2006 el Barça ganó su segunda Champions, Justin Timberlake y Nelly Furtado eran los artistas que más lo petaban y los fans de Harry Potter aún esperaban el último libro. Parece una eternidad, pero solo han pasado 16 años. Fue entonces cuando el Mobile World Congress (MWC) aterrizó en Barcelona, cimentando una relación simbiótica que, una semana al año, convierte a la capital catalana en sede de las últimas tendencias tecnológicas y de la telefonía móvil. Mucho ha cambiado en muy poco tiempo, abriendo nuevos mundos a nuestro alcance que antes parecían imposibles.

Este reportaje repasa los hitos, mitos y profecías de este 'boom' tecnológico a través de cuatro bloques: telefonía móvil, conectividad, redes sociales y aplicaciones y pronósticos de futuro.


Por Carles Planas Bou
Infografías: Francisco J. Moya

📱 La telefonía
móvil

En su primera edición en Barcelona, el Mobile era una feria que orbitaba principalmente alrededor de la telefonía móvil. Sin embargo, 2006 es la prehistoria de la tecnología. La revolución de los teléfonos inteligentes que impulsó el iPhone de Apple y el sistema operativo Android aún estaba por alumbrarse. Se calcula que el sector tenía unos 2.157 millones de usuarios en todo el mundo, muy lejos de los 5.310 millones actuales, casi tres cuartas partes de la población mundial.

En 2006 Nokia dominaba el mercado de la telefonía móvil (un 47% de la cuota de ventas), un reinado que buscaba mantener lanzando hasta 17 modelos ese mismo año. El más vendido fue el Nokia 6070, pequeño y ligero pero aún muy básico. Otros gigantes del sector que también presentaron sus novedades en Barcelona fueron Motorola, Samsung, BlackBerry y Sony Ericsson. Aunque Google ya había comprado Android, su móvil no saldría hasta dos años después.

Aunque entonces era lo último, esos móviles tenían teclado físico, pantallas plegables, cámaras de hasta dos megapíxeles, Bluetooth y reproductor musical. Cuanto más pequeños, mejor. Esas tendencias se reflejaban en el Nokia 8800, elegido mejor móvil de esa edición del Mobile. Con el paso de los años, algunas apuestas han sido relegadas mientras que otras han evolucionado. El formato plegable no triunfó, pero sí lo hizo la cámara, convertida ya en parte esencial de todo móvil.

Predecir el futuro es una temeridad. Un año después BlackBerry se burló en un anuncio de la apuesta de Apple por el teclado digital. Aunque en un principio ese cambio fue criticado, ha terminado por imponerse. BlackBerry pasó de despuntar en el mercado móvil a quedar obsoleta; Apple es la compañía más valiosa del mundo. Otros, como el director ejecutivo de Microsoft, Steve Balmer, se rieron del precio del iPhone, negando que un móvil de más de 500 dólares pudiese triunfar.

Y mientras, como si fueran los bravos vecinos de aquella pequeña aldea gala capitaneada por Abraracúrcix, grupos de jóvenes tratan de resistir al imperio del 'smarthphone' con móviles más propios de la primera década de siglo que de hoy en día. En el siguiente vídeo hablamos con varios de ellos.

⬇️📹⬇️📹⬇️

📶 La conectividad

No hay industria tecnológica moderna sin las infraestructuras necesarias para conectar esas innovaciones a internet. Así, la conectividad ha estado siempre en el centro del debate de la gran feria de la telefonía. En 2006 se empezaban a extender las redes de 3G, una tercera generación de telecomunicaciones sin cable que supuso una mejora notable en el ancho de banda, la transmisión de datos y en la calidad de los servicios que ofrecían los móviles de entonces. El gran cambio del 3G fue que ese salto en la conectividad abrió la puerta a la descarga de programas, al correo electrónico en el móvil y a la mensajería instantánea.

En pleno 2022 nos encontramos en la fase de despliegue del 5G, que ha disparado la conexión masiva de dispositivos de forma simultánea y está permitiendo el llamado Internet de las cosas (IoT, en inglés), eso es, la conexión de objetos a la red para que interactúen y operen de forma autónoma, desde robots para procesos industriales a electrodomésticos o coches controlados de forma remota.

¿Hacia dónde vamos?: En el Mobile de este 2022 se debatirá sobre el 6G, la nueva evolución de la conectividad que permitiría fusionar el mundo físico con el virtual. Sin embargo, su comercialización no se espera hasta la próxima década.

🌐 Redes y apps

Cuando se celebró la primera edición del Mobile en Barcelona, Facebook solo estaba disponible para estudiantes, Twitter era una idea sobre el papel, Youtube tenía un año de vida y a TikTok le quedaba una década para salir al mercado. El mundo de las redes sociales y de las aplicaciones móviles estaba aún por eclosionar.

Eso cambió para siempre con la salida al mercado del iPhone, en 2007, y el nacimiento de Android, en 2008 (adquirida por Google). En la presentación del primero, Steve Jobs dijo que sería un "dispositivo de comunicación por internet innovador y revolucionario". Y acertó. Apple transformó la industria móvil y permitió que los teléfonos incorporasen entonces hasta 500 aplicaciones, como el reproductor multimedia iTunes, que resultaba imprescindible para poder escuchar música a través del iPod, un dispositivo que ha pasado a engrosar la estantería de los objetos 'vintage' y al que también le salieron decenas de competidores.

Las tiendas digitales de Apple y Google –App Store y Google Play Store– no solo normalizaron el uso de aplicaciones, sino que abrieron las puertas a que desarrolladores creasen nuevas apps innovadoras (Instagram, Spotify o WhatsApp) o que adaptasen las suyas a la tecnología móvil (Facebook, Skype o Gmail).

Ese nuevo paradigma, conocido como capitalismo de plataformas, ha alumbrado una nueva economía y ha transformado la sociedad. Actualmente, hay 1,85 millones de apps disponibles en App Store y 2,56 millones en Google Play Store. Todos esos iconos que tienes en tu teléfono sustituyen cosas que antes se hacían de forma física. Gigantes de plataforma como Apple, Google, Amazon, Meta o Tencent se encuentran entre las 12 compañías más valiosas del mundo.

🔮 El futuro
(¿en metaverso?)

Aunque la realidad virtual y esa idea nebulosa que aún es el llamado ‘metaverso’ –la red de mundos digitales en los que los usuarios podrán participar a través de avatares e interactuar con otros usuarios– nos parezca algo nuevo, hace años que está ahí. Las primeras gafas que reproducían un entorno en 3D se lanzaron a finales del siglo pasado y a principios de este. Durante años, el Mobile ha acogido la presentación de todo tipo de innovaciones relacionadas con un campo en plena fase de exploración, pero no fue hasta 2016 cuando el fenómeno se convirtió en una de las partes más llamativas de la feria.

Fue entonces cuando el fundador y director ejecutivo de Facebook, Mark Zuckerberg, viajó a Barcelona para evangelizar sobre la realidad virtual.

A pesar de que la idea captó la atención de muchos asistentes, la industria se estancó junto a las promesas de esa tecnología. Eso cambió en el 2021. El ‘metaverso’ sigue siendo más una proyección idealista que una realidad, pero el anuncio de que Facebook girará su negocio hacia el mundo virtual –rebautizándose con el nombre Meta– ha disparado el interés mediático y las inversiones económicas en un sector que se está vendiendo como el futuro de internet, pero cuyo futuro real es aún incierto.


Este reportaje se ha publicado en EL PERIÓDICO en febrero de 2022.

Textos: Carles Planas Bou
Infografías: Francisco J. Moya
Vídeo: Marc Femenia
Coordinación: Rafa Julve