Empoderamiento de las personas reclusas para una segunda oportunidad

Tras un mes y medio en libertad, Javier encontró trabajo gracias al programa Reincorpora de la Fundación “la Caixa” y a la mediación de Mónica, una técnica que le ayudó a normalizar su vida tras la prisión.

Contenido ofrecido por:
Logo Fundación la Caixa.


Todo el mundo merece una segunda oportunidad en la vida, especialmente las personas en situación de vulnerabilidad. Una segunda oportunidad que en muchos casos empieza en el terreno laboral: para las personas reclusas, un empleo digno al recuperar la libertad que les permita normalizar la vida y lograr estabilidad socioeconómica puede ser la garantía de su inclusión social y laboral. También es una fuente de empoderamiento y confianza en uno mismo, puesto que permite tomar consciencia del valor que uno mismo puede aportar a la sociedad.

Conscientes de ello, el programa Reincorpora de la Fundación La Caixa ofrece a personas privadas de libertad la posibilidad de luchar por un futuro pleno. Personas como Javier, de 43 años, que encontró trabajo gracias a esta iniciativa. El proceso de reinserción laboral que propone Reincorpora cuenta con técnicos de 48 entidades sociales especializadas en la atención y el acompañamiento de personas en riesgo de exclusión. En el caso de Javier, recibió el acompañamiento de Mónica, con quién sintió una conexión desde el primer momento.

Un programa transformador

Gracias a la figura del técnico, Reincorpora ofrece itinerarios adaptados a las necesidades particulares de los internos, combinando formación y acciones de servicio a la comunidad para la búsqueda de un empleo como factor clave para sentar los cimientos de un nuevo futuro. Todo ello en conjunción con los participantes, que deben estar de acuerdo y motivados en el proceso, y desde una perspectiva integral, no solamente en cuanto al trabajo.

En el caso de Javier, Mónica se implicó plenamente en su proceso, le ayudó a preparar su currículum y le facilitó la participación en un curso de polivalencia de supermercados cuando llevaba un mes y medio fuera de prisión. El objetivo de este programa y de los cursos es que los usuarios y usuarias amplíen sus competencias, refuercen sus valores, confianza en sí mismos y motivación y, con todo ello, encuentren su propio camino a través del empoderamiento.

Tras este curso de tres meses y un periodo de prácticas de 15 días, un supermercado contrató a Javier. “Me lo propuse y me contrataron”, explica Javier, y añade: “hay personas que están apostando por nosotros y, si queremos, tenemos muchas posibilidades”. Esta apuesta le ha permitido sentirse valorado y recuperar la motivación. Como Javier, los usuarios del programa participan en formaciones de su ámbito de interés para mejorar sus competencias profesionales y personales. Una vez finalizadas, llevan a cabo prácticas para demostrar sus conocimientos y habilidades, una actividad que en muchos casos facilita su contratación posterior.

“Es una herramienta perfecta para reincorporarte a la sociedad”, reflexiona al respecto Javier, sobre el programa que le ha ayudado a salir adelante y encontrar un trabajo. “Mi vida después de Reincorpora ha cambiado, me ha ayudado a valorarme un poco más. Ahora veo la vida de otra manera”, explica, y bromea: “parece que era el tornillo que faltaba que me apretaran”. Sin embargo, y pese a tener trabajo, su relación con Mónica y Reincorpora aún no se ha acabado: Javier aún cuenta con un seguimiento de sus avances, acompañamiento y asesoramiento.

Impacto positivo

Además de llevar a práctica formaciones y prácticas en el ámbito laboral, los participantes también colaboran en un proyecto servicio solidario a la comunidad. Son actividades que facilitan y mejoran las competencias, estimulan las habilidades y fomentan la participación social y el compromiso cívico.

Estas iniciativas incluyen acciones de atención y acompañamiento de personas mayores, tareas medioambientales, colaboración con bancos de alimentos o comedores sociales, y charlas de sensibilización a jóvenes en riesgo de exclusión social. En total, se han realizado 1.053 servicios solidarios en los que han participado 8.683 internos y se estima que han impactado de forma positiva en 134.699 personas.

12 años de trayectoria

El programa Reincorpora de la Fundación La Caixa se puso en marcha en el 2011. Transcurridos 12 años, 20.996 personas privadas de libertad han participado en el programa y se han facilitado 10.427 contrataciones de la mano de 5.501 empresas. Además, en el 2021, 3 de 4 participantes fueron contratados por las empresas en las que hicieron prácticas.

Las cifras de integración avalan la consolidación del programa y reafirman el compromiso de 1.000 empresas participantes, dedicadas a la contratación de personas en situación de vulnerabilidad, como Javier, y a la implicación de los centros penitenciarios, decididos a construir un nuevo futuro para los internos.

Reincorpora es una iniciativa de la Fundación La Caixa desarrollada en colaboración con el Departament de Justícia de la Generalitat de Catalunya, el Ministerio del Interior y 48 entidades sociales del territorio.

Top