Contenido ofrecido por:
Logo Telefónica

ProFuturo en Chile: innovación y tecnología para transformar la calidad educativa

El programa de educación digital ProFuturo, de Fundación Telefónica y Fundación “la Caixa”, está transformando la experiencia de aprendizaje de niños y adolescentes, a la vez que mejora la calidad educativa en entornos vulnerables.

ProFuturo, el programa de educación digital de Fundación Telefónica y Fundación “la Caixa” promueve la educación del siglo XXI en más de 40 países del mundo con el objetivo de acortar la brecha social que impide la igualdad de oportunidades. El programa ya ha beneficiado a 23,4 millones de niños y 1,1 docentes en 40 países de Latinoamérica, el Caribe, África y Asia.

Una brecha socio-económica que afecta especialmente en Chile, un país desarrollado pero que desde la perspectiva educativa se enfrenta a importantes desafíos, ya que la educación digital de calidad no está al alcance de toda la población.

El principal objetivo del programa es que docentes, directivos de escuela, estudiantes y familias desarrollen las competencias del siglo XXI necesarias para hacer frente a los retos de la era digital.

El programa de educación digital de Fundación Telefónica y Fundación “la Caixa” está mejorando no solo las competencias digitales de niños y docentes, sino que está contribuyendo a la reducción del abono escolar debido al aumento del interés y motivación del alumnado. ProFuturo trabaja así por la igualdad de oportunidades de la infancia, contribuyendo al cumplimiento del Objetivo 4 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible para garantizar una educación inclusiva, equitativa y de calidad, promoviendo oportunidades de aprendizaje durante toda la vida.

El programa de educación digital de Fundación Telefónica y Fundación “la Caixa” está mejorando no solo las competencias digitales de niños y docentes Este es el caso de Chile, en el que, para llevar a cabo su misión, ProFuturo está centrándose en algunos elementos que afectan directamente a la calidad educativa: las dificultades de los docentes para enseñar y de los alumnos para aprender, así como las limitaciones de gestión y organización que tienen los centros educativos para mejorar el aprendizaje. Por ello, los tres modelos educativos de ProFuturo se apoyan en metodologías de enseñanza-aprendizaje innovadoras, que, complementadas por la tecnología, potencian el desarrollo de competencias del siglo XXI en docentes y estudiantes que se encuentran en entornos vulnerables, donde la brecha digital puede agravar la ya existente brecha educativa.

Porvenir y Yungay, casos de éxito en Chile

Agustín Caro tiene 15 años, ilusión a raudales y una vida entera por delante. Es alumno del Liceo Hernán de Magallanes, en Porvenir, y ahora llega a clase con seguridad, confianza y alegría, se siente protagonista en el aula, algo que ha conseguido gracias a ProFuturo, con su metodología de enseñanza innovadora y los nuevos recursos educativos digitales de alta calidad.

“Además de ser más entretenido, tienes más facilidades de estudio digitalmente, más fácil que estar con un móvil, con una PC, con un libro, ya que lo puedes usar más tiempo y estudiar mejor”, confirma a EFE el propio Agustín.

En esta misma línea comenta Boris Sambuesa, profesor de matemáticas en el mismo centro, que, al margen de las notas, se respira un cambio de actitud en los alumnos, además de agilizar los procesos del aula: “Más que en la calificación se ve en el entusiasmo de los chicos, en la forma de enfrentarse a la asignatura, están más motivados. Me arroja los resultados de forma instantánea y yo puedo revisar ahí el avance, cuantos de ellos se han conectado a la plataforma y me permite a mí tener un control más grande del curso”.

El programa de educación digital de Fundación Telefónica y Fundación “la Caixa” está mejorando no solo las competencias digitales de niños y docentes

“Sorprende ver como los chicos tras una clase de ProFuturo salen comentando lo estudiado, como vimos en un campo de refugiados libanés”, agrega Magdalena Brier, la directora del programa educativo, que está presente en África, Asia, Latinoamérica y el Caribe.

Y es que la tecnología es una herramienta que ayuda en el proceso de aprendizaje de los estudiantes, que permite tanto al docente como al estudiante realizar ejercicios, tareas o proyectos de una manera diferente y familiarizándose con ciertas competencias que necesitarán no solo ahora, sino el día de mañana.

En el colegio Los Héroes de Yungay, en Santiago de Chile, también están beneficiándose del programa, incentivando a los alumnos y utilizando la tecnología para su desarrollo personal. Elizabet Olivares, profesora del colegio, así lo manifiesta: “Somos una escuela vulnerable, de escasos recursos. Tener una tablet para ellos es una maravilla, y para nosotros también. Al ser un colegio público no contamos con recursos que lleguen así fácilmente, así que este aporte de ProFuturo ha sido maravilloso”, explica a EFE la profesora del colegio Los Héroes de Yungay.

La importancia de que las nuevas tecnologías, en general, y la informática en particular han adquirido en la sociedad contemporánea es tanta, que se hace difícil imaginar un futuro sin ella. “Esto es lo que se viene ahora, la educación del siglo XXI. Lo que hacemos todavía (hoy) está quedando en el pasado, como obsoleto”, reflexiona la docente.

Entre las líneas de acción que ProFuturo trabaja en Chile, destaca el desarrollo profesional de equipos docentes con una oferta formativa pertinente y adaptada a la realidad local, por medio de encuentros presenciales, webinars, diplomados y cursos de profundización, en articulación con prestigiosos actores del ecosistema educativo. Además, ProFuturo es pionero en el desarrollo de un Aula Virtual que imparte experiencias de aprendizaje sincrónicas en materias como inteligencia artificial, programación y robótica, lo que completa aún más la experiencia de los centros educativos.

“Estamos orgullosos de ver cómo nuestro programa está recogiendo los frutos del trabajo llevado a cabo. Cada indicio de mejora conseguida en la calidad educativa y en las perspectivas de futuro de los niños nos impulsa a seguir trabajando”, Magdalena Brier, directora general de ProFuturo.

Top