Muy clara

Una comensal, sin rodeos de 'First Dates': "Busco a una persona que me dé mandanga, que me dé sexo"

Patricia aseguró que le daba igual si era hombre o mujer porque era "una persona muy abierta"

Patricia en ’First Dates’

Patricia en ’First Dates’ / CUAT

1
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Patricia tenía un objetivo muy definido y claro en su visita a 'First Dates'. Esta empleada de hostelería de 30 años entró al restaurante explicando la razón por la que se decidió a ir al programa: "Vengo buscando mi manzanita. Creo que me han ido todas las frutas. Plátanos, melones, sandías... Todo lo que no podemos llamar, pero ninguna manzanita".

"Yo quiero una persona que me dé mandanga, que me dé sexo. Me da igual que sea hombre, mujer... Soy una persona muy abierta. No sé cómo me va a llegar porque no tengo ni puta idea. A mí que me dé magdalena buena", aseguró Patricia después de llegar a la barra con unas esposas para su cita: "Es para ponérnoslas y ver una película juntas".

Instantes después de esta presentación, Patricia supo que iba a conocer a Patricia, una profesora madrileña de 27 años, que entró al restaurante asegurando que no se puede quejar de las personas con las que ha compartido su vida amorosa: "Es verdad que me cuesta mucho enamorarme y engancharme que eso me dure".

"La veo con planta y estilo. Mi impresión ha sido buena", admitió la profesora después de conocer que iba a cenar con la zaragozana, aunque en un principio creyó que era policía por las esposas que le había dejado en la barra.

Una vez sentadas en la mesa que el restaurante les reservó, lo cierto es que ambas hicieron por conocer a la otra un poco más a fondo. De hecho, la zaragozana muy directa al hacerle preguntas de sexo a la profesora, algo que llegó a incomodarla: "En una primera cita si me cuesta hablar de sexo porque no tengo confianza con esa persona como para decirle eso".

Noticias relacionadas

Otro momento destacado de la velada que ambas compartieron fue la cobra que la profesora le hizo a Patricia después de que le pidiese un beso en plena cena: "Me he quedado sin mandanga, sin sexo, sin beso y sin lo que sea".

Aunque también se lo preguntase en mitad de la cena, en los últimos minutos de la velada, lo muy directa que fue Patricia puedo determinar 'La decisión final' de ambas, ya que la profesora prefirió no tener más citas con ella: "No volvería a quedar como pareja".