Tras ganar la silla azul

'Pasapalabra': El mítico concursante que regresa para reeditar sus duelos con Orestes

Rafa Castaño vuelve al concurso después de que participase en el especial 20 aniversario

Orestes en ’Pasapalabra’.

Orestes en ’Pasapalabra’. / ATRESMEDIA TELEVISIÓN

1
Se lee en minutos
Sergio López Martín
Sergio López Martín

Redactor

Especialista en televisión de entretenimiento, realitys, talents, Eurovisión, Melodifestivalen y música

Escribe desde Córdoba

ver +

'Pasapalabra' revivirá uno de sus duelos entre concursantes más recordados. Después de casi tres años de su último rosco en la etapa de Telecinco, Rafa Castaño ha regresado al concurso presentado por Roberto Leal después de ganase este martes 'La silla prueba', cogiendo el relevo de Pelayo y convirtiéndose en el nuevo rival de Orestes, un viejo conocido suyo.

El sevillano, licenciado en Periodismo y fundador de la librería 'Caótica', participó por primera vez en el año 2015, repitió en 2017 y también en 2019, cuando coincidió precisamente con Orestes durante casi medio centenar de programas en esa última etapa en Telecinco hasta que llegó la sentencia del Tribunal Supremo que obligó al cese de emisión del concurso.

Desde ese momento, que se produjo en octubre de 2019, su particular duelo quedó en suspenso hasta que reencontraron concursando en el especial 20 aniversario de ‘Pasapalabra’ en Antena 3. En ese especial, emitido en febrero de 2021, Orestes se impuso al sevillano, ganando el derecho de regresar al concurso.

Noticias relacionadas

De hecho, por muy rivales que sean, Orestes y Rafa tienen muchas en común como concursantes de 'Pasapalabra'. Ninguno de los dos ha ganado nunca el bote y, curiosamente, ambos retoman su enfrentamiento con un bote de 1.096.000 euros, una cantidad casi idéntica a la que había cuando tuvieron que dejar de participar.

En este primer enfrentamiento tras su reencuentro, Rafa Castaño se llevó la victoria con 22 acierto y ningún fallo después de que Orestes se quedase a tan solo un acierto de empatar, a pesar de los tres fallos que cometió en su rosco.