Operación Deluxe

Escándalo en Telecinco: la dirección de 'Sálvame' habría impulsado espionaje ilegal a 140 famosos, según LOC

Esta información se extrae del sumario de una causa que investiga la revelación de datos privados por parte de un policía amigo de Gustavo González

Jorge Javier Vázquez y David Valldeperas en ’Sálvame’.

Jorge Javier Vázquez y David Valldeperas en ’Sálvame’. / TELECINCO

3
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Telecinco podría verse envuelta en un nuevo grave problema reputacional por culpa de ‘Sálvame'. La dirección del magacín presentado por Jorge Javier Vazquez podría haber impulsado un supuesto espionaje ilegal a más de 140 famosos para obtener información con la que llenar el contenido del programa producido por La fábrica de la tele (de la que Mediaset es copropietaria), según informa La Otra Crónica (LOC).

Esta información se extrae del sumario de la 'Operación Deluxe', que investiga la revelación de datos privados por parte de un policía amigo de Gustavo González. Este escándalo habría sido el principal motivo por el que se ha relevado a David Valldeperas y Alberto Díaz, directores del programa hasta este viernes. De hecho, una auditoría habría revelado consultas sobre muchas celebridades a las bases de datos de acceso restringido de la Dirección General de la Policía por parte de un policía en concreto.

Uno de ellos sería el cantante Omar Montes, que actualmente forma parte del jurado de 'Idol Kids'. Según el portal de crónica social de El Mundo, que ha tenido acceso al auto judicial y dispone de todos los datos, la investigación a 'Sálvame' se habría iniciado hace 4 años después de que hubiesen reparado que el programa manejaba información reservada de muchos famosos.

Según informa el mencionado medio, la trama habría imputado inicialmente al paparazzi, pero la lista de investigados se habría ampliado con el tiempo a David Valldeperas y otras siete personas más del equipo del programa, incluyendo a la propia productora como persona jurídica, de la que son fundadores Adrián Madrid y Óscar Cornejo, como responsable mercantil del caso.

Presuntamente, la policía habría planificado una operación final de detenciones y registros domiciliarios que incluiría la casa de Gustavo González, de quien se tendrían indicios por conversaciones telefónicas de que se guardaría documentos reservados que le facilitaba el policía. También habría indicios de que había documentación reservada en los cajones de la redacción de 'Sálvame'.

"Guardaban incluso imágenes y vídeos sexuales de diversos famosos"

También se habría incautado numerosas conversaciones de Whatsapp que implicaban a más gente en la trama desde 2011 y otra documentación digitalizada. Este análisis exhaustivo se habría culminado con un informe final en el que se pondría al descubierto cientos de peticiones de información policial (antecedentes, denuncias, fichas de DNI y matrículas de vehículos) del paparazzi a su amigo policía. "Hay conversaciones de Whatsapp recuperadas que son escabrosas y dilucidan el mercadeo de información sin importar de dónde se saque. Guardaban incluso imágenes y vídeos sexuales de diversos famosos", sostiene una fuente consultada por LOC.

Noticias relacionadas

El informe indica que muchas de las solicitudes habrían sido, supuestamente, requeridas para generar contenido por parte responsables directos y redactores del programa, que conocerían la existencia del policía y utilizaban a Gustavo González de intermediario con él. "Se puede afirmar que es la dirección de 'Sálvame' la propulsora de la búsqueda y obtención de la información íntima reservada", se lee en el sumario, del que se desprende también que algunas de las informaciones solicitadas "afectan a menores de edad y versan sobre denuncias de violencia de género y lesiones", apunta otra fuente consultada por este medio.

Según el suplemento del diario El Mundo, a los investigados se les podría acusar de un supuesto delito de Descubrimiento y Revelación de Secretos, que contempla "una pena de prisión entre 1 y 3 años y es individual para cada víctima, por lo que a falta del informe de acusación del fiscal, se podría hablar de penas de hasta 100 años de cárcel, todo ello sin contar la cifra a la que podría ascender las multas".