En su primera visita al programa

Antonio Lobato habla en 'La resistencia' de sus dos grandes accidentes de tráfico: "Me caí por un barranco"

El periodista deportivo acudió a presentar 'Vamos sobre ruedas', el nuevo programa de Fórmula 1 de Movistar+

Antonio Lobato en ’La resistencia’

Antonio Lobato en ’La resistencia’

1
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Antonio Lobato visitó ayer por primera vez 'La resistencia', donde presentó 'Vamos sobre ruedas', el nuevo programa de Fórmula 1 de Movistar+. El periodista deportivo habló de los motes que ha tenido en su carrera (ligada a este deporte), aunque reconoce que se ha quedado como "el calvo de Telecinco", a pesar de que no trabaja en esa cadena desde hace años.

El momento más impactante fue cuando el presentador contó que tuvo "dos grandes accidentes" de tráfico. En uno "no me pasó nada, pero la moto se quedó siniestro total. La moto se fue contra el quitamiedos y yo pasé por un hueco entre quitamiedos y quitamiedos". "¿Pudimos perder a Antonio Lobato?", preguntó Broncano, a lo que él respondió tajante: "Sí".

"Luego tuve un accidente con el coche. Haciendo la vuelta ciclista en Valdezcaray. Me caí por un barranco", reveló Lobato, que explicó: "Adelanté a la Guardia Civil en mojado, había una curva que era a 30 y la pasé a 80". "No corráis, os podéis hacer daño, os pueden empapelar. Por experiencia, no corráis", dijo.

Noticias relacionadas

Al final de la entrevista, Lobato quiso enviar un saludo, lo que sorprendió al presentador. "Un saludo a mi profesor de tercero de BUP que me dijo, en la pizarra delante de todos mis compañeros: "Antonio, eres un puto inútil, no te enteras de nada, no sabes si esto es complemento directo o indirecto (que sigo sin saberlo)..." Y que no iba a llegar a nada y que mi padre me sacara y me pusiera a trabajar. Tenía razón", dijo con sorna.

"Es un mensaje para todos. Os digan lo que os digan, no os lo creáis", añadió el locutor, a lo que Broncano añadió con humor: "Puede parecer un mensaje rencoroso, pero es un mensaje de que hay que saber navegar las olas. Y bueno, un poco de rencor también está bien".