Derribando mitos

Marina desmonta sus tópicos sobre los sevillanos en su cita en 'First Dates': “Ni canta ni cuenta chistes ni es cateto”

Esta dependienta malagueña aseguró que era cateto después de una anterior experiencia con otro sevillano

Marina y Alejandro en ’First Dates’.

Marina y Alejandro en ’First Dates’. / CUATRO

1
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Marina desmontó algunos de sus tópicos y prejuicios durante su visita al restaurante de 'First Dates'. En mitad de su cena con Alejandro, esta dependienta malagueña de 35 años le comentó a una amiga suya que había roto los mitos que tenía sobre la gente de Sevilla durante la llamada que le hizo en el cuarto de baño: "Ni cuenta chistes ni canta ni habla cateto”.

"Como era Sevilla, creía que era un cateto. Hace unos años tuve una cita con un paleto y desde entonces se me quedó esa imagen", afirmó Marina en un total a cámara después de que le narrase a su amiga las sensaciones s que estaba teniendo sobre el chico con el que estaba compartiendo cena en el dating de Cuatro.

Noticias relacionadas

Dejando aparte este curioso momento, la verdad es que ambos no tuvieron una buena noche, ya que se mostraron algo distanciados, descubriendo más diferencias que puntos en común. De hecho, Marina aseguró que no se sentió la protagonista de la velada mientras que Alejandro no podía parar de hablar de la hija que tenía: "Que sea de Málaga es un problema porque tengo una niña y no me puedo desplazar a ningún lado ni tampoco quiero que alguien se desplace. Si alguna vez pasa algo, me sentiría culpable".

En los últimos minutos de la cena, la falta de feeling entre ambos fue determinante en 'La decision final', ya que ni Marina ni Alejandro quisieron tener una segunda cita para seguir conociendo al otro. "No me importa lo de su hija, pero no me veo viviendo en Sevilla", explicó la dependiente malagueña antes de marcharse del restaurante de 'First Dates'.