Entrevista Yotele

Antonio Díaz, el Mago Pop: "Ver a Arnold Schwarzenegger flipar con mi magia fue increíble"

El televisivo ilusionista estrena 'Magic for Humans Spain', su nuevo programa para Netflix

Antonio Díaz, el Mago Pop: "Ver a Arnold Schwarzenegger flipar con mi magia fue increíble"
6
Se lee en minutos
Franc Recio

Antonio Díaz es sin duda alguna uno de los magos más importantes del mundo. El conocido Mago Pop ostenta el título de ser el artista español que más entradas ha vendido en los últimos años y el ilusionista europeo más taquillero del mundo. Unas hazañas de récord que ha conseguido gracias a una carrera ascendente, con numerosos programas en televisión y un espectáculo que ya ha arrasado en Barcelona y Madrid y que muy pronto llegará a Broadway. 

Este viernes 26 de marzo Díaz estrena en Netflix 'Magic for Humans Spain', un espacio lleno de humor, celebridades y mucha magia. Para analizar la llegada de este formato a la plataforma, el equipo de YOTELE ha querido charlar con el catalán para descubrir todos los secretos de su nuevo proyecto ante las cámaras y repasar los momentos clave de su trayectoria profesional. 

¿Qué se van a encontrar los espectadores en 'Magic for Humans Spain'? 

Es un programa en el que hay ilusiones que no había hecho nunca y que son realmente sorprendentes. Es un formato muy fresco y divertido. Los juegos de magia son un gran atractivo, pero también lo son las situaciones que ocurren y que se haga magia a personas de todo tipo. 

¿Qué rostros conocidos se han atrevido a participar en esta ocasión? 

Hay personajes conocidos, pero todos relacionados con el tema de cada programa. Son entregas son temáticas y giran en torno a un tema principal. Hay una dedicada al tiempo, otra al amor, a los hobbies... Aparecen directores de cine como Paco Plaza o influencers como Cristinini. Lo bueno del programa es profundizar en estos temas a través de la magia y ver cómo reaccionan personas de mundos muy distintos, como unas monjas o unos youtubers. 

¿Apuestas más por trucos de a pie de calle o grandes números? 

Hay lugar para las dos magias. Vamos a ver magia que tiene que ver con la habilidad, con la técnica y con lo visual y también va a ver desafíos de gran espectáculo como levitaciones o teletransportaciones muy complicadas. 

¿Qué lo diferencia de tus anteriores programas en Discovery o 'La gran ilusión', también en Netflix?

Principalmente, que es un programa de humor. Es en el que más cómodo me he sentido, en el que he estado más suelto y he sido más yo. Pude hacer bromas y charlar con la gente. Hay mucho ritmo y mucha magia por minuto, pero también muchas situaciones muy divertidas. 

Has podido actuar delante de celebridades internacionales como Stephen Hawking. ¿Qué personaje te hizo especial ilusión que viera tu magia? 

Muchas personas. Hace poco vino Arnold Schwarzenegger a verme y se convirtió en el embajador de mi teatro, el Teatre Victòria en Barcelona. Ver a 'terminator' flipando y riéndose como un niño pequeño fue la leche. He podido hacer magia a personas tan dispares como Victoria Beckham, Neymar o Antonio Banderas. Te das cuenta de que la magia tiene algo que te conecta con el niño que fuimos. 

¿Quién se te resiste? ¿A quién te gustaría poder enseñar alguno de tus trucos? 

Me haría mucha ilusión Chris Martin, de Coldplay, porque su música ha acompañado a mucha mi magia a lo largo de mi vida. El hecho de que pudiera ver alguno de mis juegos con su banda sonora me haría mucha ilusión. También Michael Phelps porque me gusta mucho la natación y es un tipo al que admiro muchísimo. De los que ya no están, John Lennon te diría. 

Además de este proyecto televisivo, sigues triunfando en Barcelona con tu espectáculo 'Nada es imposible'. ¿Por qué te decantaste por este mensaje para tu show? 

Quizás es porque además de ser ilusionista, soy optimista, pero creo de verdad que nada es imposible. A lo mejor, hay cosas que pueden parecer imposibles, pero si así lo pensamos se hacen de verdad imposibles. Ser optimista y pensar que algo es factible es el primer paso para que lo sea. Esto embellece mucho la vida. La vida es alucinante: que estemos aquí, que no sepamos qué es esto y que estemos vivos. Eso nos demuestra que nada es imposible y es acojonante. 

¿Es una filosofía que te ha acompañado durante toda tu vida? 

Sí, creo que es algo que en mi familia y en mis padres he visto mucho. Ser optimista te hace disfrutar más de las cosas y tener menos preocupaciones. Me gusta tener en mente que lo bueno ocurre y que hay ocasiones en las que acaba sucediendo. Hay que ser positivo y pensar que las cosas pueden pasar porque la vida te da muchos argumentos para pensar de forma negativa. Puestos a escoger más vale aferrarse a lo positivo. 

Te has definido en muchas ocasiones como un chico tímido que contrasta con el Mago Pop que se puede ver en tus programas o en tu show. ¿Por qué te ocurre este ‘cambio’? 

Creo que como tímido era de niño y di por hecho que lo iba a ser siempre busqué un personaje. Al final el Mago Pop es la parte extrovertida de Antonio, la parte pícara, ingeniosa y divertida. Lo que hago es esconder mi timidez y cuando repites mucho algo te acostumbras. En muchas ocasiones la timidez es prudencia.

A nivel profesional, ¿qué te queda por hacer? 

Hace muy poquito, el verano pasado, tenía que haber ido a Broadway, pero por la pandemia no pudo ser. Estamos mirando fechas y en principio será en 2022. Para los que amamos el teatro es lo máximo que nos puede suceder. Estoy trabajando mucho para llevar el mejor espectáculo y el mejor inglés posible. Tengo muchas ganas y mucha ilusión porque es mi gran sueño profesional. 

¿Te da cierto vértigo este salto a Estados Unidos? 

Tengo la oportunidad de conocer al espectador americano y sé que es muy variado y muy transversal, pero su relación con la magia es más habitual que en Europa porque consumen muchísimo ilusionismo. Tengo miedo porque es un lugar en el que todo es más grande y en el que el show business es impactante, pero es para lo que he trabajado toda la vida. Mi mayor miedo es que puedan suceder cosas externas, como temas de salud o lo que ha ocurrido con el coronavirus. 

Llevas toda la vida vinculado al mundo de la magia y habrás vivido momentos muy bueno y otros no tanto. ¿Cuál ha sido tu mejor experiencia? ¿Y el mayor bache?

Un día muy importante para mí fue conocer a Stephen Hawking y poder hacerle magia. Para mí, que soy un amante de la astronomía y de la ciencia fue un sueño. Fue para un formato de Discovery Channel que se vio en 180 países y en muchos de ellos tuvo mucho éxito. Ese programa me cambió la vida. 

El momento más duro de mi carrera fue con 18 años, cuando estuve mucho tiempo trabajando para conseguir hacer magia en un teatro y hubo una actuación a la que no vino a verme nadie. Fue especialmente duro estar preparándolo y montándolo y que no hubiese nadie cuando iba a empezar. Ese día aprendí que no necesitaba un teatro, lo que necesitaba era público y empecé a trabajar mi marca. Cuando lo recupero pienso que aquel día lo pasé muy mal. 

Noticias relacionadas

Desde tu situación actual, con un espectáculo de éxito y a punto de estrenar un programa en Netflix, ¿qué le dirías a ese Antonio de 18 años al que no fue a verle nadie al teatro?

Le diría que disfrutase del camino. La vida, a todos, nos da cosas muy bonitas y cosas muy duras. Lo importante es valorar lo bueno que te sucede porque hay veces que te están pasando cosas fantásticas y no las estás disfrutando porque ya estás preocupado por lo siguiente.