ENTREVISTA YOTELE

Jaime Lorente: "El Cid es un personaje muy opuesto a Denver. Gracias a él me he hecho más fuerte"

Hablamos con el actor sobre la nueva serie original española de Prime Vídeo, entre otros temas como el desenlace de 'La casa de papel'

Jaime Lorente como ’El Cid’.

Jaime Lorente como ’El Cid’. / PRIME VÍDEO

Se lee en minutos

Redacción Yotele

Jaime Lorente llega a Prime Video para dar vida a uno de los personajes más conocidos de la historia española de todos los tiempos. El actor da vida a 'El Cid', héroe cuyas aventuras centras las tramas de la nueva serie original española de la plataforma española, que llega este viernes a más de 200 países. YOTELE habla con Jaime Lorente sobre esta nueva ficción de Amazon Prime Vídeo, entre otros temas como el desenlace de 'La casa de papel' y su despedida del personaje de Denver.

¿De qué manera te has enfrentado a un personaje de corte histórico como El Cid? ¿Te ha condicionado de alguna manera?

Cuando haces época, debes seguir un código específico y común con el resto de tus compañeros. Para mí la dificultad residía en saber cómo se interpreta a un personaje que todo el mundo lo reconoce como un héroe, pero que no deja de ser un ser humano más. En mi caso, encontré el equilibrio entre meterme en la piel de un ser humano creíble y que hiciese creer que se puede convertir en esa leyenda.

¿Cómo ha sido trabajar este personaje y dibujar el limite entre la historia y la leyenda? ¿Qué grado de dificultad tenía un personaje como 'El Cid'?

Previamente, he dedicado mucho tiempo de mi pensamiento y de mi trabajo porque la única forma que tenía que construir como un ser humano de verdad era deconstruyendo la figura del héroe y la leyenda para terminar siendo una leyenda a pesar de uno mismo. El Cid fue un héroe a pesar de él mismo. Me informé muchísimo de los acontecimientos y los hitos fundamentales en la historia del Cid para ser coherentes, pero llegó un momento de tanta información que decidí quitarme la mochila de lo histórico porque pensaba que el trabajo sensible se iba a ver afectado.

Pensé que ya sabía todo lo que le pasó en su vida, pero necesitaba ponerle corazón y sangre y apoyarme en lugares emocionales que en los libros de historia no cuentan para que yo me emocionase haciendo y la gente se emocionase viéndolo. Eso es entrañas y corazón, y no hay libro de historia que lo describa. Opté por darle un corazón muy sensible y un dolor muy profundo, que es el leitmotiv que le deja su padre antes de morir y que termina convirtiéndose en una mochila muy pesada, que le hace vivir una vida, que quizá no era la que él quiso. Y ese dolor profundo de no encontrar su lugar. Fue algo que me tocó mucho a nivel personal. Me sentí identificado por el momento que estaba viviendo. Ha sido un regalo poder interpretar a este personaje.

Estamos hablando de un Cid más empático, caballeroso y humano, relacionado más con la clase baja ¿Qué rasgos comunes podríamos encontrar con un chico de hoy en día?

Yo quería conseguir que algún chaval en su casa se pudiese identificar con el personaje. Que pensase que puede terminar convirtiéndose en un héroe porque es una persona normal como él. Es un tipo con unos principios muy fuertes, que se forja a sí mismo, un tipo que nace sin ningún tipo de privilegios ni de poder, y solo a través del esfuerzo y el trabajo termina consiguiendo muchas de las cosas que cree que quiere. Historias de estos chavales tenemos hoy en día por todos lados. Lo que pasa es que este hombre nació en un contexto político determinado y terminó siendo El Cid.

¿Qué ha sido lo más fácil y difícil a la hora de interpretar a El Cid?

Para mí, lo más complicado tiene que ver con el arco del personaje, pero no solo por ser complejo, sino porque hemos grabado con seis capítulos abiertos desde el principio y con doble unidad.

Ha sido una cosa muy complicada. Tenía unos esquemas para tener orden en mi cabeza que eran de locos. Rodaba escenas de capítulos diferentes muy seguidores. Era una cosa muy complicada. Tenía unos esquemas para tener todo en orden en mi cabeza que era algo de locos. Eso necesitaba un ejercicio de concentración muy fuerte. Y fácil, sinceramente, no he tenido nada en esta serie.

¿Cómo te has preparado para realizar esas escenas de acción? ¿Sabías montar a caballo?

La verdad es que no sabía montar a caballo. Han sido muchas horas de entrenamiento, de clases de espada y de montar a caballo y numerosas pruebas para pulir las coreografías para que tuviésemos un rodaje seguro porque dejaba de ser una grabación de riesgo. Yo vivía en una segunda dimensión porque salía de rodar y me iba a ensayar.

¿Te volviste un poco loco en medio de esa vorágine de las escenas de acción cuando te ves en medio de un montón de caballos y sabes que tienes que interpretar esa grandeza de El Cid?

Te vuelves loco e, incluso, te llegas a sugestionar. Tras gritar 'acción', a veces pasa mucho tiempo hasta que se corta porque hay mucha coreografía. Tengo el recuerdo de estar en medio de la batalla y ver a mi alrededor humo, caballos, gente pegándose, no pudiendo localizar la cámara... Pensé que me iba a morir de verdad (risas). Llega un momento en el que te lo crees.

En estos capítulos, vemos a una etapa de El Cid que no se conocía mucho por la historia. Él empieza como escudero de Sancho, futuro rey de Castilla. ¿Cómo ha sido la relación con tu compañero de reparto Francisco Ortiz?

Súper buena. Trabajar con él ha sido un lujazo. Hemos tenido una relación preciosa que, a nivel personal, nos ayudado mucho a esa relación de amistad y lealtad que mantienen Sancho y Ruy. Mi personaje conoce el sentido de lealtad a través de la amistad. Sancho es su hermano mayor. Es su rey y su infante, pero su mejor amigo.

¿Has notado alguna diferencia entre trabajar en una serie de época respecto a otras producciones en las que has participado?

Sí, sobre todo hay algo mucho chulo de la época que son todos los elementos que condicionan para hacerla, y que en un principio parecen como tus enemigos pero que luego facilitan mucho el trabajo para nutrir el personaje. Al final yo llevaba vestuario de más de veinte kilos, la espada, el caballo… Todos esos elementos estaban no los tengo en mi día a día y cuando me los pongo y te ayuda a meter en el personaje.

¿Qué has aprendido a nivel personal con tu interpretación de El Cid?

Una de las cosas que me llevo de El Cid es que uno puede fallar y seguir siendo un héroe. Uno puede ser héroe de su propia vida a pesar de traicionarse todos los días, pero ahí reside la capacidad del ser humano.

¿Habías visto la película que protagonizó Charlton Heston?

Sí. La vi cuando estaba estaba en la escuela de Arte Dramático hace 7 u 8 años. Ahora no. No quería comparaciones con este hombre (risas).

Además, pones voz a una de las canciones que acompañan a 'El cid'.

No es el tema de cabecera de la propia serie, sino que fue una campaña de promoción. Fue un poco resultado de la magia del momento. Empecé a desarrollar y a sacar la música que estaba haciendo mientras se estaba haciendo la promoción de la serie. Propusimos esta idea y les pareció una idea súper bonita. De repente, el poder hablar con un gesto contemporáneo sobre la historia de El Cid, que había interpretado, me parecía algo muy chulo. Yo lo disfruté mucho. 

Si hubieses tenido una conversión con El Cid, ¿qué le hubieras dicho?

Creo que en mi cabeza he tenido muchas conversaciones con él. Me he cagado muchas veces en su historia (ríe). No sé cómo sería esa conversación. A mí este personaje me ha hecho fuerte a nivel personal. Gracias a él he admirado mis propias debilidades que no tenía aceptada. Dije: “Guau. ¡Qué fuerza! ¡Qué honestidad! ¡Qué principios tan arraigados! ¡Qué capacidad de equivocarse y seguir adelante ¡Cuánto amor! ¡Cuánto amor hay en todas las decisiones que este tío tomó para ser quien fue!" . Pienso que esa conversación sería un abrazo largo.

¿Alguna vez te replanteaste aceptar el papel?

Sí. En un principio, cuando hice el casting y me cogieron, me entró la duda. No por la producción, que me parecía fascinante, sino porque me daba un poco de pereza interpretar un papel de protagonista. No tenía muchas ganas. La energía del protagonista es una energía muy específica y yo tenía que meterme ahí, pero la gente del proyecto me convenció con una ilusión y una pasión tremenda… Y menos mal porque no me arrepiento para nada.

¿Cómo estás gestionando esa fama tan brutal que has adquirido con tus proyectos en las plataformas internacionales?

Menos mal que 'El Cid' me ha pillado en esta época. La fama la gestioné fatal. Pensaba que lo estaba llevando bien pero no. Genera un estrés a todos los niveles muy bestia. Un giro de 180º de la noche a la mañana sin ningún tipo de preparación y sin ningún tipo de pilar donde apoyarte. Sabía dónde reside mi compromiso con el oficio, pero no sabía donde residía mi compromiso con la exposición. De repente, tu vida se ve envuelta en eso.

Creo que hay que hacer mucho trabajo interno para no convertirte en un gran gilipollas. Hay que saber cuál es tu trabajo, en qué consiste el oficio, qué hay que hacer para poner los pies en la tierra y trabajar mucho la humildad porque es complicado. De repente, te ponen en un lugar en el que es fácil que se te vaya la pinza.

La serie 'El Cid' va a estrenarse simultáneamente en más de 200 países, abriéndote una ventana internacional de promoción increíble, algo que también te pasó con 'La casa de papel' y 'Élite'. ¿Te planteas dar el salto y probar suerte en la Meca del Cine?

Sinceramente, antes tenía mucho interés en ese aspecto. Ahora lo que quiero es irme a mi casa con mi madre (risas). Te lo digo de verdad. Aquí se hacen cosas estupendas. Si algún día me llaman y me interesa, pues bien, pero yo quiero estar aquí con los míos. He priorizado otras cosas. Estoy en otro momento de mi vida.

Has dado vida a Denver en 'La casa de papel' y ahora interpretas 'El Cid'. ¿Cómo te planteas tu próximo proyecto? ¿Sientes mucha responsabilidad a la hora de elegir el próximo personaje al que tengas que interpretar?

La verdad es que no. Estoy tratando de restarle importancia al trabajo conforme más voy trabajando. He sufrido mucho. He sido muy exigente conmigo mismo. Pienso que nos ha pasado a todos. Yo quiero hacer las cosas para disfrutar y que la gente tenga algo de entretenimiento para que se olvide un poco de lo que hay, que no es moco de pavo. Pretendo hacer cosas que me emocionen y hacerlo con gente que me cuide y yo a ella.

Te puede interesar

¿Qué supone para ti dejar de interpretar un personaje como Denver, después de haber estado durante cinco temporadas interpretándolo?

Es maravilloso poder despedirme de un personaje dándole la bienvenida a otro. Es muy emocionante y también necesario. Tengo ganas de despedirme ya porque ha sido muy intenso. A supuesto un cambio brutal en mi vida. Ha supuesto muchas cosas y las cosas también se tienen que terminar. Pasaré mi duelo, me emocionaré mucho y lloraré porque soy muy sentimental. Y apoyándome mucho en esta nueva aventura, que es totalmente contraria. De hecho, Denver y El Cid son personajes muy opuestos.