En 'Todo es mentira'

Revilla se cabrea con Risto y amenaza con cortar su entrevista: "¡Esto se acabó!"

Revilla se cabrea con Risto y amenaza con cortar su entrevista: "¡Esto se acabó!"

Cuatro

1
Se lee en minutos
Redacción Yotele

Miguel Ángel Revilla entró ayer en directo en 'Todo es mentira' para hablar de las medidas que se han adoptado en Cantabria para frenar la pandemia del coronavirus en Navidades y evitar la temida tercera ola. La charla fue mucho más tensa de lo esperado ya que el presidente cántabro se enzarzó con Risto Mejide a causa del cierre de los bares.

Revilla aseguró que "abrir o cerrar no es una cuestión política, es una cuestión sanitaria". El presidente se desmarcó diciendo que no tenía que ver con el cierre del interior de la hostelería durante las fiestas. "Es un error. ¡Que yo no cierro nada! Que no tengo esa competencia, a ver si nos enteramos. Yo no puedo cerrar nada, no está mi firma en ningún cierre. El cierre de los establecimientos lo hace Sanidad", expresaba molesto.

Noticias relacionadas

El presentador le contradecía: "Usted ha prorrogado el cierre de la hostelería". Revilla, por su parte, se iba cabreando más y más mientras los colaboradores daban la razón al presentador: "Siendo periodista, no puedo aceptar que este señor diga estas cosas y yo no le pueda responder. Usted tiene firmado en el boletín de su comunidad la novena modificación por la cual su gobierno, su consejero de sanidad, decide cómo y cuándo se abren los establecimientos, parques públicos y demás", dijo Antonio Naranjo.

Fue entonces cuando el presidente explotó y amenazó con abandonar la conexión: "¡Que no! ¡Que no! ¡Esto se acabó! Risto o me dejas acabar o cortamos esto". "No es cierto, yo no estoy en los consejos interterritoriales de Sanidad. El consejero de Sanidad sí, es el que hace la resolución según el informe del comité que está designado para determinar cuándo se tiene que abrir o cerrar una cosa en Sanidad. Punto. No quiero hablar más de este asunto, no está la firma mía y no puede estarla", expresó muy enfadado.