12 ago 2020

Ir a contenido

A LAS 22:05 HORAS

El Valle de Liébana y el litoral de Cádiz, nuevos destinos de 'Comando al sol' en La 1 de TVE

El programa se descuelga por el desfiladeromás largo de España para llegar al Valle de Liébana y asistirá a la última 'levantá' del atún

Redacción Yotele

Imagen de la nueva entrega de ’Comando al sol’.

Imagen de la nueva entrega de ’Comando al sol’. / RTVE

La 1 de TVE emite esta noche, a las 22:05 horas, una nueva entrega de 'Comando al sol'. En esta ocasión, el programa se descuelga por el desfiladero más largo de España para llegar al Valle de Liébana. Conocerá sus costumbres, su gastronomía, algunos de sus más de 100 pueblos escondidos en el corazón de la montaña y redescubrirá Potes.

Con su cocido lebaniego, su Santo Toribio de Liébana, su porción de montaña de los Picos de Europa y su Peña Vieja. Quique, Hugo y Pepe presumen de orgullo de valle. Son miembros de una misma familia y guían los viajeros hasta el silencio de los 2.614 metros de altitud del techo de cántabro. Descubren para el viajero el atardecer en los Lagos de Lloroza y su tritón alpino.

Posteriormente, el espacio cambiará las botas por el bañador para refrescarse en el litoral gaditano. En el año más difícil de su historia, los reporteros de Comando al sol se embarcan con los pescadores en la última levantá de atún de la temporada. Asisten al ronqueo, un arte de cuchillo capaz de brindar hasta 25 texturas diferentes según el corte.

Hasta hace bien poco el atún se lo llevaban los japoneses; ahora tiene sus propios templos de consumo en Cádiz y los hosteleros lo ofrecen para degustarlo casi sobre la arena. Pedro, dueño de un chiringuito de playa en Conil, despacha hasta 3.000 kilos de túnido en los meses de sol y playa. Esta temporada, en la que asegura van a ganar un 60% menos por culpa de la Covid-19, contar con atún rojo en la despensa es, dice, el gordo de la lotería.

Los kilométricos arenales gaditanos también están notando las consecuencias de este verano insólito. Hay contadores de bañistas en las entradas de calas y playas. El límite en Conil está en 600 turistas sobre la arena. Ni uno más. Nicolás, jefe de protección civil en la zona, dice que nunca antes había visto las playas tan ordenadas.

Temas TVE