Ir a contenido

RANKING

No todas fueron 'Élite': seis series de adolescentes que acabaron fracasando

De 'SMS' a 'Dreamland', repasamos algunos sonados fracasos de ficciones orientadas al público teen

Víctor Santos

No todas fueron 'Élite': seis series de adolescentes que acabaron fracasando

Estos días en las redes sociales se habla de una serie. ‘Élite’ se ha convertido en un nuevo fenómeno juvenil que ha elevado a sus protagonistas a la categoría de estrellas, también fuera de España. Sin llegar al nivel de ‘La casa de papel’, la ficción teen también está arrasando por donde pasa. Los motivos son varios. ¿Un carismático elenco? ¿Falta de un producto similar desde los tiempos de ‘Física o química’? 

Sea como fuere, el caso es que pocas series españolas se pueden acercar hoy en día al éxito de 'Élite’. Pero ojo, un buen puñado de hormonas adolescentes y unos cuantos dramas juntos en una coctelera no son ingredientes suficientes para triunfar. Otras tantas series de la misma temática se quedaron sin conseguir el aprobado del público. Otras suspendieron hasta el recreo. Estas son:

18, la serie 

El temido o anhelado paso a la mayoría de edad y los sueños de unos adolescentes que querían dedicarse a la música era el punto de partida de ‘18, la serie‘ (2008), un serial juvenil y musical que fue toda una apuesta por parte de Antena 3, empezando por su horario de emisión: de lunes a jueves en la franja del access prime time (la que desde hace unos años ocupa ‘El Hormiguero’). Una semana después de su estreno, los pobres resultados obligaron a la cadena a trasladarla a la sobremesa, después al mediodía del fin de semana, donde tampoco funcionó, hasta finalmente acabar escondida en unas pocas madrugadas del sábado y domingo hasta desaparecer. 

HKM 

Uno de los varios intentos de Cuatro en materia de ficción fue ‘HKM’ (hablan, kantan, mienten). De nuevo, la música tenía gran protagonismo en esta serie diaria sobre una joven (Sara da Pin Up, más cerca de los 30 que de los 16 que decía tener) que, harta de servir cafés en la cafetería de su madre, se gana una beca para una prestigiosa escuela de arte en la que pulir su talento. Este intento de renovar el espíritu de ‘Un paso adelante’ tampoco consiguió los resultados esperados. Pero ojo, porque la audiencia que cosechaba en 2008 (en torno al 6% de cuota) sería hoy todo un éxito para las tardes de la segunda cadena de Mediaset.

La pecera de Eva 

Aunque de forma bastante injusta, Alexandra Jiménez no consiguió calar hondo con su personaje en ‘La pecera de Eva’. Y es una pena, porque Eva podría haber sido el precedente de ‘Merlí’: una psicóloga de un centro que se involucraba y resolvía desde la cercanía los problemas de sus jóvenes pacientes, actores que mayormente improvisaban los diálogos para darle un tono más realista a la serie. Aunque llegó a tener cuatro temporadas de varios capítulos, su emisión intermitente en varias cadenas (Telecinco, la desaparecida La Siete o FDF) la condenó al olvido para el gran público. 

Nada es para siempre 

En la época en la que las temáticas aún no emitían en abierto y las cadenas organizaban las franjas para dar oferta a los diferentes targets nació ‘Nada es para siempre’. Antena 3 estrenó este serial en 1999 para que ocupara el último tramo de la tarde. Finalmente, la cadena decidió moverla al mediodía junto con otras ficciones ‘teen’ como ‘El príncipe de Bel-Air’ o ‘Sabrina, cosas de brujas’. Aunque se mantuvo hasta el año 2000, sus regulares audiencias (sobre todo en su segunda temporada) no se parecían a la de la longeva ‘Al salir de clase’ en Telecinco (casi 1.200 episodios).

SMS

Pese a ser cantera para actores tan conocidos ahora como Amaia Salamanca, Mario Casas, María Castro o Yon Gónzalez‘SMS’ pasó sin pena ni gloria por laSexta. Globomedia intentó vender sin éxito la idea a otras cadenas, hasta que el por aquel entonces recién creado canal (2006) apostó por ella como su primera serie de producción propia. El resultado fue algo desastroso: actores adultos disfrazados de adolescentes, interpretaciones regulares y una historia que planteaba más de lo mismo (el choque entre un chico de la calle con los alumnos del colegio más elitista). Aunque iba dirigida a la “generación del SMS”, no muchos jóvenes de la época lograron conectar con ella.

Dreamland 

Uno de los últimos fracasos del universo ‘teen’ en abierto es ‘Dreamland’. Anunciada hasta la saciedad y con un gran despliegue de medios a su alrededor, la serie creada por Frank Ariza  para Cuatro se estrelló en audiencias. El entusiasmo acerca del producto fue bastante incomprensible ya que su argumento no traía nada nuevo: varios jóvenes artistas son seleccionados para ingresar en Dreamland, una escuela que, como en la de Carmen Arranz en ‘UPA’, podrían perfeccionar en canto, baile, interpretación… Fue cancelada tras ocho episodios y una media de un 3,6% de cuota de pantalla.