Ir a contenido

EN MEDIO DE LA POLÉMICA

Jorge Javier defiende a María Teresa Campos tras los últimos ataques de 'Sálvame': "No es mala persona"

El presentador rompe una lanza a favor de la veterana conductora después de que el programa haya sacado a la luz viejas polémicas de su etapa en 'Día a día'

Redacción Yotele

Jorge Javier defiende a María Teresa Campos tras los últimos ataques de 'Sálvame': "No es mala persona"

Aunque lleva ya un tiempo alejada de los focos de los platós de televisión, María Teresa Campos sigue en boca de la que fuera su cadena, que en los últimos días ha dedicado buena parte de sus programas a hablar acerca de su futuro profesional, y también de su pasado. La semana pasada, Víctor Sandoval aseguraba que Campos frustró su fichaje por Telecinco, lo que provocó que abandonara de mala manera su colaboración en el recordado magacín ‘Día a día’. 

A pesar de la dureza de algunos colaboradores de ‘Sálvame’ hacia las supuestas malas formas de la veterana conductora, Jorge Javier Vázquez ha querido romper una lanza a favor de la que fuera reina de las mañanas. El presentador reconoce que aunque "las he tenido de todos los colores con ella”, Campos “no es mala persona”. 

“Fue de las primeras mujeres modernas que descubrí. De las primeras que enarboló la bandera del feminismo en televisión cuando eran muy pocas las que lo hacían”, comienza explicando en su blog.

Aunque no ha estado presente en la última cruzada de ‘Sálvame’ contra las Campos, Vázquez también entona el mea culpa: “Cuando estaba en ‘Aquí hay tomate’ la cogimos por banda y le dimos cera para aburrir”. “En cuanto se fue a la otra cadena, no podemos decir que se abrió la veda, pero sí que hicimos cosas de las que no me siento orgulloso”, admite. 

"Era dura, pero tampoco era Lucifer"

Jorge Javier define a la Campos como “un animal televisivo de primer orden. Una profesional que logró despuntar en una época complicada para las mujeres. Una gran periodista con un increíble olfato y un impecable conocimiento del ritmo televisivo”. “He trabajado con ella y era dura, pero es que esta no es una profesión de débiles. Pero, vamos, que tampoco era Lucifer”, asegura. 

“Entiendo que ese éxito avasallador que cosechó durante años –no lo olvidemos– la colocó en un lugar difícil. Vivía rodeada de pelotas, pero entiendo que sabía de qué pie cojeaba cada uno”, afirma el conductor, que termina su escrito haciendo alusión a las viejas polémicas que están resurgiendo: “No sé muy bien lo que se está contando de ella, pero da igual: esas cosas aumentan la leyenda. Por cierto, la Campos no es mala persona. Si lo fuera, no hubiese escrito este artículo”.