Ir a contenido

DUROS ATAQUES

'Sábado Deluxe': Diego Matamoros acaba llorando tras un brutal enfrentamiento con su padre

El hijo del colaborador de 'Sálvame' estaba dispuesto a iniciar un acercamiento en la relación entre ambos

Sergio L. Merillas

Kiko Matamoros y su hijo Diego en Sábado Deluxe.

Kiko Matamoros y su hijo Diego en Sábado Deluxe.

El universo 'Sálvame' continúa alimentándose de los dramas que envuelven a la familia Matamoros. Anoche, 'Sábado Deluxe' sentó en su plató a Diego Matamoros, que mantuvo un enfrentamiento en directo con su padre Kiko tras conceder una entrevista en la que desveló nuevas intimidades sobre él y Makoke. 

"Todo lo que hace mi hijo en televisión me parece antiético, me parece repulsivo, es una muestra de insensibilidad, de falta de respeto y de falta de cariño, que imposibilita que pueda sentir por él ninguna emoción positiva. Eres un oportunista, eres sucio y eres un mentiroso", soltó Matamoros sin piedad. 

Después de escuchar estos duros ataques, Diego decidió intervenir para intentar frenar a su padre: "Cada vez que haces una conexión de estas deberías plantearte las formas, creo que no estás haciendo lo correcto". "No me des consejos de nada, que eres un ejemplo de inmoralidad", replicó Matamoros. 

Matamoros: "Vete a la mierda, chaval"

Además, el colaborador de 'Sálvame' acusó a su hijo de lucrarse a costa de sus intervenciones en los platós, a lo que Diego respondió tajantemente: "¿Y tú no lo has hecho? ¿No te has lucrado de tus hijos, de tu ex mujer, de tu mujer? Creo que te estás confundiendo con esta entrada, no estás en el momento adecuado de hacer directos". 

"Te abro mi casa si necesitas dormir, te abro mi vida si lo necesitas. Pero te estás equivocando en las formas", añadió Diego mientras su padre estallaba en carcajadas: "Vete a la mierda, chaval, no me vas a dar ningún consejo. Llevas cuatro años machacándome, a mí y a mi familia". 

Diego, hundido: "Quería arreglar las cosas con mi padre"

A la vuelta de una publicidad, Jorge Javier Vázquez le comunicó a Matamoros que su hijo estaba a punto de llorar. "Fíjate, podría llorar cuando se mire al espejo", respondió él. "Han sido cuatro años aguantando barbaridades, difamaciones, faltas de respeto... Ese señor ha hecho un negocio del daño", añadió. 

"No quiero hablar ya más", dijo por su parte Diego, cabizbajo y con la voz entrecortada. Por otro lado, aseguró que su intención inicial era la de arreglar la situación con su padre. "Sé lo que hay, pero no lo entiendo. No entiendo por qué al final soy el único horrible en todo esto. No entiendo la vara de medir", explicó entre lágrimas.