Ir a contenido

Jenaro Castro, contra los trabajadores de RTVE que denuncian manipulación: "Son la parte ruidosa"

Sergio López Merillas

Jenaro Castro, contra los trabajadores de RTVE que denuncian manipulación: "Son la parte ruidosa"

Mientras continúan las protestas en RTVE por los casos de manipulación en la Corporación pública, Jenaro Castro ha roto su silencio en un artículo para El Mundo en el que arremete contra los trabajadores que reclaman una televisión pública sin tintes políticos. El director de 'Informe Semanal' asegura en el escrito que "de la plantilla formamos parte más de 6.000 trabajadores y hay de todo, como en todas partes".

Sobre los periodistas que han alzado la voz para denunciar casos de manipulación en RTVE, Castro considera que son "la parte más ruidosa" frente a la "mayoría silenciosa". Desde que el PP bloqueara la renovación del Consejo de Administración, numerosos trabajadores de la Corporación han impulsado la iniciativa del denominado "viernes negro" para dar visibilidad a la necesidad de un cambio en la cúpula del organismo.

Sobre estos movimientos, Castro se dirige a ellos como "campañas de propaganda y descrédito que se vierten con alevosía, premeditación e impunidad sobre la radio y la televisión públicas" que buscan "apropiarse de los valores periodísticos de la neutralidad, la pluralidad y la objetividad cuando en realidad representan un determinado posicionamiento ideológico".

A lo largo del extenso artículo, indica que los trabajadores que muestran su descontento "parecen demostrar por sus omisiones, actos y diretes que pretenden una televisión hecha a la medida de su pensamiento militante y sus aspiraciones personales". Sostiene, por otro lado, que "la verdad es que RTVE debe ser de todos, y no de unos pocos". Una afirmación que se contrapone a la del ministro Cristóbal Montoro, que animaba a "cambiar de canal" a todos aquellos que no les guste RTVE tras ser preguntado por la manipulación en los informativos.

"Hace falta un pacto de Estado por verdadero consenso político que purifique y clarifique las reformas de la Ley de 2006: La que se hizo en 2012 para desbloquear la renovación y la que se ha hecho en 2017, una suerte de nueva Ley que ha recibido toda clase de calificativos pues se ha demostrado por ahora ineficaz y de incierta aplicación tanto jurídica como política", subraya.

Por último, pide "transparencia, verdad y respeto para todos los que formamos parte de RTVE, y en especial para esa mayoría silenciosa que porta en la solapa imaginaria del trabajo diario, la honestidad, la lealtad y la decencia el lazo blanco de una televisión pública necesaria, integradora y compartida".

Temas: TVE

0 Comentarios
cargando