31 oct 2020

Ir a contenido

Alquiler en Barcelona: radiografía de la situación actual

VERÓNICA SEDEÑO

Alquiler en Barcelona: radiografía de la situación actual

SHUTTERSTOCK

La Ciudad Condal es uno de los centros neurálgicos más importantes del país a nivel económico, laboral, cultural, etc. Debido a ello, es un polo de atracción muy fuerte para el alquiler. La escasez de oferta frente a la nutrida demanda disparó los precios del arrendamiento en los últimos años. Tal ha sido el repunte que desde el Govern se lleva un año tratando de presentar en el Parlament una norma que permita poner coto a estas revalorizaciones. El último paso fue dado por el Sindicat de Llogaters, con un proyecto de ley impulsado junto con al Departament de Justícia y rubricado por Junts per Catalunya, Esquerra Republicana, los comunes y la CUP, pero todavía hay enmiendas pendientes por resolverse.

Para conocer la situación actual del alquiler en Barcelona, primero analizamos cómo se está comportando Cataluña en su conjunto. Según el informe mensual de precios de alquiler de pisos.com, correspondiente al mes de julio, el piso tipo en alquiler en Cataluña arrojó un precio medio mensual de 1.263 euros y 112 metros cuadrados. La mensualidad registrada por la región catalana la colocó como tercera en el ranking nacional de autonomías más caras, solo por detrás de Madrid (1.720 €/m2) y Baleares (1.430 €/m2). Por otro lado, aunque Cataluña subió sus rentas un 4,81% frente al año pasado, arrojando el cuarto ascenso más abultado del país, los recortó un -0,81% entre junio y julio. Este ajuste da una pista de la inestabilidad del mercado en estos momentos. 

A nivel provincial, el piso tipo de alquiler en Barcelona arrojó un precio medio de 1.536 euros mensuales y 111 metros cuadrados de superficie. Esta mensualidad colocó a Barcelona provincia solo por detrás de Madrid, que fue la más cara de España con 1.720 euros mensuales.

Al igual que la región, Barcelona provincia despuntó interanualmente con un crecimiento del 9,27%, el cuarto más intenso del listado general, pero mensualmente se ajustó un -1,44%. La evolución de la capital barcelonesa fue todavía más interesante, puesto que cayó un -9,34% frente a julio de 2019, la tercera devaluación más relevante. Además, también se ajustó mensualmente: un -4,09%. Estos descuentos no han impedido que la Ciudad Condal siga siendo una de las capitales más caras en las que vivir de alquiler, ya que el piso tipo, de 97 metros cuadrados, alcanza los 1.702 euros de mensualidad. Así, la ciudad de Barcelona es la segunda capital más costosa para los inquilinos, sólo por detrás de Madrid (1.892 €/m2). 

Influencia del coronavirus

Si bien es cierto que los precios de alquiler ya estaban bajando desde principios de año, la crisis sanitaria abre un futuro incierto respecto a este indicador. Por una parte, el mercado del alquiler se está nutriendo de pisos de alquiler vacacional que han abandonado este sector debido a las restricciones de movilidad extranjera, lo que ha tocado de lleno el turismo, más aún en Barcelona, una ubicación que el año pasado recibió el año pasado 28 millones de turistas, llegando el 81% de los mismos en avión. Las expectativas no son brillantes, puesto que el tráfico aéreo cayó en julio un 55,3%, según datos de la Agència Catalana de Turisme

Igualmente, la oferta de pisos en alquiler residencial podría subir y dar un respiro a las rentas gracias al volcado de inmuebles heredados a los que sus nuevos propietarios quieren extraer un rendimiento a largo plazo.

La otra cara de la moneda es que el impacto del coronavirus en las economías familiares ha sido fuerte y las decisiones de compra se podrían dilatar, lo que alimenta la demanda de inquilinos.

Otro aspecto destacable es que el teletrabajo podría empujar a los arrendatarios a otros municipios, e incluso, otras regiones, en busca de alquileres más económicos y una mayor calidad habitacional, lo que descongestionaría la capital barcelonesa.

Son muchos factores los que rodean actualmente el mercado del alquiler en Barcelona. Solo el tiempo dirán si unos pesan más que otros.