Ir a contenido

Impuestos territoriales

El frenazo del ladrillo merma los ingresos autonómicos

La caída de las ventas de viviendas de segunda mano recorta la recaudación por transmisiones patrimoniales

Rosa María Sánchez / Agustí Sala

Una mujer mira precios de pisos en una inmobiliaria de Terrassa.

Una mujer mira precios de pisos en una inmobiliaria de Terrassa. / JOSEP GARCIA

Las cuentas de las comunidades autónomas están acusando el frenazo inmobiliario. La venta de viviendas de segunda mano está cayendo y ello se está traduciendo en una menor recaudación por el impuesto de transmisiones patrimoniales (ITP) que cobran las autonomías por cada operación (en la venta de viviendas nuevas se aplica el IVA) y por el impuesto de actos jurídicos documentados (AJD), que se aplica sobre las escrituras y la constitución de hipotecas.

En los ochos primeros meses del año la recaudación del conjunto de las autonomías por el doble impuesto de transmisiones patrimoniales y actos jurídicos (ITP y AJD) ha caído el 3,29% en relación al mismo periodo del 2018, hasta los 5.805 millones. La caída cobra cariz de desplome si se tiene en cuenta que las comunidades habían presupuestado un aumento de nada menos el 15% para este ejercicio, lo cual da una brecha de más de 18 puntos entre lo que se había previsto recaudar y lo que realmente se está ingresando.

La caída media de la recaudación del 3,29% roza el 12% en el caso de Baleares y el 8,5% en Madrid. En Catalunya, la caída de la recaudación se cifra en el 2,27% mientras que hay comunidades como Cantabria y Castilla y León donde la recaudación por ITP y AJD ha subido por encima del 8% en los ocho primeros meses del año.

Viviendas de segunda mano

La venta de viviendas de segunda mano ha caído el 3,5% en el primer semestre del año (hasta un total de 252.325 unidades), según los datos del Ministerio de Fomento. Estas transacciones han caído en Andalucía, Aragón, Asturias, Baleares, Canarias, Cataluña, Valencia, Madrid, Navarra y País Vasco.

En todo, caso, lo importante a efectos de fiscales, es el valor de las operaciones realizadas. El importe total de las operaciones de compra venta de viviendas de segunda mano ha bajado el 1,2%, hasta los 37.041 millones de euros.

Si cae el precio, cae el impuesto, que es lo que sucede en el conjunto de país, en general, y en las comunidades de Baleares (donde el valor de las transacciones cae el 13%), Canarias, Valencia (-4,3%), Madrid (-6,8%) y Navarra.

En Andalucía se da la extraña coincidencia de una caída del 1,4% en el número de viviendas de segunda mano vendidas en el primer semestre acompañada de un ligero aumento del 0,71% en su recaudación por ITP y AJD. Ello se debe al mayor valor de las viviendas traspasadas

Catalunya

En Catalunya, la venta de viviendas de segunda mano ha bajado ligeramente, el 0,4%, hasta 41.283 unidades en los seis primeros meses, según los datos del Ministerio de Fomento. Y aunque el valor de las transacciones ha subido el 3,8% (hasta un total de 7.245 millones de euros), lo cierto es que la recaudación por ITP y AJD ha caído el 2,27%. La adopción de bonificaciones en el impuesto sobre Actos Jurídicos Documentados para viviendas de protección oficial o para las adquierdas por menores de 32 años o discapacitados puede haber contribuido a este resultado.

La suma de ambos tributos alcanzó en el 2006 su techo en Catalunya, con casi 4.000 millones recaudados que, en el 2013 se desplomaron hasta la cuarta parte, unos 1.000 millones. El año pasado, los ingresos por estos tributos en Catalunya aún se situaron casi un 50% por debajo del nivel que alcanzaron en el 2006.

Los ingresos autonómicos estaban muy ligados al sector inmobiliario en los años de la crisis. Y lo siguen estando una vez superada, ya que el modelo de financiación autonómica está caducado desde hace cinco años y, por tanto, no ha sufrido ninguna modificación. Por ello, la tendencia a la moderación en los ingresos empieza a preocupar, ya que estos tributos son los que tienen más peso dentro del grupo de los impuestos cedidos.

El principal indicador es la parte de transmisiones patrimoniales onerosas y que supone alrededor de tres cuartas partes de la recaudación por el tributo en el caso de Catalunya. Hasta septiembre, esta parte descendió el 0,9%, hasta 1.148,6 millones de euros.

Disparidad de tipos de gravamen en  las autonomías

El tipo del impuesto autonómico sobre transmisiones patrimoniales que grava la compra de vivienda usada oscila entre el 6% que aplican Madrid y Navarra y los tramos de hasta el 11% que se dan en Catalunya (dos tramos de 10% y 11%), Extremadura y Baleares.

Los tipos de Actos Jurídicos Documentados (AJD) que aplican las autonomías sobre escrituras e  hipotecas encuentran su menor nivel en País Vasco y  Navarra  (0,5%). En el otro extremo, Andalucía, Aragón, Cantabria, Castilla-La Mancha, Catalunya, Extremadura, Galicia, Murcia y Valencia aplican el 1,5% con carácter general, según datos del Registro de Economístas Asesores Fiscales (Reaf).