Ir a contenido

MEJORA VIARIA

La Diputació presenta un proyecto para mejorar la carretera BV-2003 de Viladecans

El plan pretende reducir la accidentabilidad en este tramo de vía que une el municipio con la localidad vecina de Sant Climent, identificado como peligroso

Entre las principales actuaciones prevé reducir el ancho de la calzada, ampliar aceras, redimensionar los aparcamientos e incorporar varios pasos elevados

El Periódico

 El proyecto incluye mejoras entre la avenida de la Roureda y el cruce con la calle Àngel Aranyó de Viladecans

 El proyecto incluye mejoras entre la avenida de la Roureda y el cruce con la calle Àngel Aranyó de Viladecans / Diputació de Barcelona

La Diputació de Barcelona ha presentado este lunes al Ayuntamiento de Viladecans un proyecto constructivo de mejora de la seguridad viaria de la travesía urbana de la BV-2003, que une el municipio con la localidad vecina de Sant Climent de Llobregat.

El proyecto se enfoca específicamente en el tramo de carretera que va de la avenida de la Roureda al cruce con la calle Àngel Aranyó, en la que es una de las vías de conexión entre el núcleo de Viladecans y la C-32 y Sant Climent, formando así un entorno urbano consolidado rodeado de edificios de viviendas con actividad comercial.

Por eso, y por su afluencia, el proyecto presentado por la Diputació tiene por objeto reducir la accidentabilidad en este trecho, con el propósito de mejorar la seguridad de conductores y viandantes, así como las condiciones de accesibilidad y de calidad urbana de esta parte del municipio.

En esta línea, el plan propone reducir el ancho de la calzada hasta los 6,60 metros para evitar los excesos de velocidad y redistribuir el espacio para vehículos y viandantes, redimensionando las zonas de aparcamiento para que tengan un ancho adecuado y evitar así maniobras inadecuadas o aparcamientos en doble fila.

El proyecto contempla además una ampliación de las aceras en algunos puntos, el cierre de los cruces demasiado abiertos para evitar maniobras y movimientos de vehículos inadecuados y la implantación de otras medidas para pacificar el tráfico.

Entre ellas, prevé la construcción de un cruce elevado en la interseción con las calles del Roure y Franja de Ponent y la construcción de dos pasos elevados para viandantes, uno en el cruce con la calle de Miguel Hernández y otro en el cruce con la calle Mare de Déu de Montserrat.

Elevado índice de accidentes

Complementando la actuación, se prevé además mejorar la accesibilidad a las paradas de autobús existentes, incorporar una nueva regulación semafórica en el cruce de la BV-2003 con la calle del Molí y la avenida Jocs Olímpics y adecuar y mejorar algunos elementos de la red de servicios básicos.

Estudios recientes de Seguridad viaria redactados por la Gerencia de Servicios de Infraestructuras Viarias y Movilidad de la Diputació de Barcelona habían identificado este tramo de la BV-2003 como uno de los tramos con accidentabilidad elevada de la zona, debido a la gran velocidad de los vehículos y el aparcamiento indisciplinado.

Más noticias de Viladecans en las ediciones locales de EL PERIÓDICO DE CATALUNYA 

Temas: Carreteras