Cuando jugaba en Italia y había algún caso de racismo, Lilian Thuram recuerda que le venían jugadores, le daban golpecitos en la espalda y le decían: "Lilian, no es grave, seguimos". "Hoy los jugadores han comprendido que es grave. Y que hay que parar para obligar a la gente a reflexionar y cambiar la mentalidad", reflexiona el exzaguero azulgrana.

Entrevista a Thuram: "Que el Valencia se fuera del campo contribuye a cambiar la sociedad" (leer noticia)