Cuenta la leyenda que, en plena carrera espacial, estadounidenses y soviéticos se definieron no tanto por sus logros, sino por qué metieron en su estuche escolar.

Major Tom es multimillonario (leer noticia)