La crisis climática ya está aquí. Solo hace falta ver qué ha ocurrido en el último mes en el planeta para ponerle cara a este problema de alcance global. Una ola de calor sin precedentes marcó máximas de 49 grados en Canadá y provocó más de 500 muertes repentinas. Poco después, unas devastadoras inundaciones en Alemania y Bélgica le costaron la vida a 200 ciudadanos y causaron daños valorados en 2.000 millones de euros. En China, el tifón In-Fa desbordó 14 embalses, provocó innumerables inundaciones y desplazó a más de 300.000 evacuados. Un incendio en Oregón calcinó 160.000 hectáreas en una semana y otro en Cerdeña arrasó con al menos 20.000 más. Todos estos sucesos muestran que la crisis climática, lejos de ser un problema que nos afectará en un futuro, es algo que está ocurriendo ya. El caos climático del que alertaron científicos y activistas era esto. 

Inundaciones, incendios y tiempo de extremos: el caos climático era esto (leer noticia)