Ir a contenido

Te recomiendan venir a cenar sin haber comido nada. Así que llegas con el estómago rugiendo como si te fuera a salir un Alien o uno de Vox hablando sobre ideología de género. Pides un bikini pequeño, una hamburguesa, media ración de patatas. ¿Parece poco para dos personas hambrientas nivel Pantoja en Supervivientes? Te entrará la risa floja al ver los platos en formación. Ni que estuvieras en un banquete de la aldea gala de Astérix. La diferencia es que aquí Obélix se pediría un Almax.

Dónde encontrar comida gigante en Barcelona (leer noticia)