Ir a contenido

Vuelve el póquer a Barcelona, juego expresamente prohibido en España hasta el 2003. Quince añitos tiene solo la criatura. Y, sin embargo, aunque sorprenda, Barcelona es, pasado este suspiro de tiempo, la segunda capital mundial de los torneos presenciales de póquer, solo por detrás y no por mucho de los que organizan los veganos, o sea, los de Las Vegas, porque ese es su gentilicio. El Casino de Barcelona celebra desde el pasado jueves y hasta 2 de septiembre la decimocuarta edición de una maratón de torneos de texas hold’em (la más rica en matices de las variantes del póquer), una cita mayúscula, en la que este domingo 26 habrá ya quien, tras poner sobre la mesa 1.000 euros de inscripción, se llevará un premio de más de medio millón de euros. Eso, en cualquier caso, es quedarse en la superficie de la noticia, en lo fácil y llamativo. Como decir que Gerard Piqué ya se ha pasado por una de las mesas. Lo interesante es tirar del hilo, no quedarse solo en lo teatral de los jugadores, sus gafas oscuras y pañuelos al cuello para ocultar alteraciones anómalas en las pupilas y en la arteria carótida, sino explorar, escuchar qué cuentan los profesionales de este oficio, porque causa asombro. Abróchense los cinturones, que este viaje hará escalas en Londres, Las Vegas, Bangkok y, por supuesto, Barcelona.

Barcelona le tose a Las Vegas (leer noticia)

Para darle la mejor experiencia posible estamos cambiando nuestro sistema de comentarios, que pasa a ser Disqus, que gestiona 50 millones de comentarios en medios de todo el mundo todos los meses. Nos disculpamos si estos primeros días hay algún proceso extra de 'login' o el servicio no funciona al 100%.