Ir a contenido

En su laboratorio del Instituto de Nanociencia de Aragón, mientras investiga las propiedades del grafeno, se llama Mario Peláez. Pero cuando está frente a una cámara con peluca, purpurina, falda y tacones su nombre es Sassy Science. Se le conoce como la primera 'drag queen' del mundo dedicada a acercar la ciencia al gran público. Su proyecto, impulsado por el proyecto 'Enabling Excellence', reúne lo mejor de los dos mundos. Por un lado, la mirada crítica de la ciencia. Por otro, la transgresión del arte del transformismo. "El drag me permite hacer divulgación científica y activismo", explica. "Transgredir la definición del género es una elección política. Y hablar de ciencia fuera del discurso tradicional también lo es", zanja la científica.

Sassy Science: "El drag me permite hacer divulgación científica y activismo" (leer noticia)